FOTO: Facebook

Rescatadores oyen grito de bebé rinoceronte, corren allí y ven la crueldad cometida por cazadores furtivos

Año tras año, escándalo tras escándalo, la caza furtiva parace no tener fin.

Es muy trágico pensar que muchos animales mueren como consecuencia de esa caza perpetua. Un ejemplo son los rinocerontes africanos que son cazados para hacerse con sus preciados cuernos, que luego se venden en el mercado negro.

Recientemente, salió a la luz un caso particularmente horrible, cuando rescatistas encontraron a una mamá rinoceronta que había sido asesinada por cazadores furtivos. Y por si eso no fuera suficiente, había dejado a su bebé rinoceronte a su suerte.

Cuando los rescatadores llegaron al lugar, vieron que la cría de la rinoceronta aún estaba viva. Lamentablemente era demasiado tarde para salvar a la madre, y se llevaron al bebé rinoceronte para salvar al menos una vida.

“Reaccionó siguiendo su instinto y se tumbó al lado de su madre para protegerla. Pero los cazadores no mostraron ninguna empatía y mataron a la madre tan pronto como pudieron, para poder llevarse sus cuernos”, escribe Petronel Niewould de la organización de animales Care for the Wild Teams.

Facebook / Care for Wild Sanctuary

Los rescatadores llevaron a la cría al santuario Care for Wild Rhino, el lugar de acogida para rinocerontes más grande del mundo. Estaba asustado y herido. Los cazadores le habían dado un corte en la espalda con un gran machete y le habían arrancado las uñas.

El pequeño rinoceronte tuvo que recibir inmediatamente cuidado veterinarios y tuvieron que darle puntos.

Una lucha por la supervivencia

Los cuidadores cuentan que el bebé rinoceronte, al que llamaron Arthur, se ha recuperado muy bien. Pero nunca recuperará a su madre.

“Grita llamando a su madre y sus gritos son desgarradores. La muerte de la madre lo perseguirá toda su vida y le ha causado un gran daño psicológico”.

Facebook / Care For Wild Rhino Sanctuary

Los rinocerontes viven normalmente con sus madres hasta los tres años y medio. Incluso aunque hubiese sobrevivido al ataque de los cazadores, no hubiese podido sobrevivir solo.

“Un rinoceronte está con su madre tres años y medio, en los que aprenden todo lo que necesitan. Desde cómo conseguir comida hasta cómo protegerse. Aprenden a cómo comportarse con otros rinocerontes y los alimentan hasta que se hacen adultos. ¿Quién le va a enseñar todo eso ahora?”. 

Esta horrible caza furtiva tiene que acabar AHORA. Las normas y las restricciones aumentan todo el tiempo, pero mientras hay que encontrar una solución para salvar a los amenazados rinocerontes como Arthur y su madre. 

Comparte para mostrar que estás en contra de la caza furtiva. ¡Tenemos que ayudar a que las cosas cambien!