Transportista lamentó su decisión “idiota” de ir a fiesta en mitad de la pandemia – ahora está muerto

Muchas personas no han visto a sus amigos o familiares en meses. Pero no todo han cumplido las restricciones, y eso a pesar de poner en peligro sus vidas y las de otras personas.

El transportista Thomas Macías sintió alivio cuando las restricciones de California comenzaron a relajarse y celebró la libertad yendo a una fiesta.

Lo que no sabía entonces era que le costaría la vida.

Muy cuidadoso

Según Gus López, cuñado de Thomas, tuvo mucho cuidado con el coronavirus.

Tenía diabetes, por lo que hizo todo lo posible para mantenerse aislado. Siempre se protegía la boca si tenía que salir, cuenta Gus a CBS News.

Pero cuando el gobernador de California canceló algunas de las restricciones a principios de junio, Thomas decidió asistir a una fiesta de barbacoa.

Foto: Gofundme/ TT

Poco después de la fiesta, visitó a su hermana y su cuñado. Inmediatamente vieron que algo no estaba bien.

“Pudimos ver que no se sentía bien, estaba un poco sudoroso pero dijo que solo estaba relacionado con su diabetes”, dice la hermana Thomas.

Pero no fue su diabetes lo que la persiguió.

“Hemos sabido que uno de los hombres que estaba en la fiesta llamó y le dijo que sabía que tenía COVID-19, pero no se lo contó a nadie. Y luego se arrepintió y comenzó a llamar a todos los que estaban allí y les pidió que se hicieran la prueba”, dice Gus.

Thomas se hizo el test rápidamente y desafortunadamente resultó ser una de las personas infectadas.

Se arrepintió mucho

El 20 de junio, Thomas contó en las redes sociales cuánto lamentaba haber asistido a la fiesta.

“Salí hace un par de semanas y me contagié del coronavirus. Debido a mi estupidez, puse en riesgo la salud de mi madre, mis hermanas y mi familia. Ha sido un momento muy doloroso. Esto no es broma. Si tienes que salir, debes usar una máscara y mantener las distancia”, escribió en su publicación.

El día después de la publicación, lo llevaron en ambulancia a un hospital donde lo colocaron en un respirador. Pero su cuerpo ya no podía soportarlo, por lo que murió más tarde ese mismo día.

“Sigan las restricciones”

Según la familia de Thomas, inicialmente estaba enojado con la persona que fue a la fiesta contagiada, pero luego se enfureció contra sí mismo, por exponer a su familia al peligro.

Afortunadamente, su familia no parece haberse contagiado. Pero siempre vivirán con el dolor de perder un hermano, un hijo y un amigo.

“Esto mata gente. Las personas deben seguir las pautas que existen. No porque el gobierno nos lo pidan, sino porque los médicos y expertos, que realmente saben de lo que están hablando, lo dicen”.

No puedo hacer nada más que estar de acuerdo. Juntos reducimos la propagación del virus. Siga las restricciones y mantengamos las distancias de seguridad.

Hay esperanza.

Få vårt nyhetsbrev

* indicates required