Abuela da la voz de alarma cuando su nieta de 4 años llega a casa con moretones, nadie podía imaginarse la verdad que había detrás

En mi mundo no hay nada más cobarde y ruin que abusar de niños inocentes. Y abominable es el hecho de hacer daño sistemático a sus propios hijos.

El caso de Leiliana, de 4 años, es como sacado de una película de terror, pero desgraciadamente su pesadilla era real.

El problema era que la mayoría hacía como si no pasara nada. Las pocas personas a su alrededor, que fueron quienes finalmente denunciaron, ignoraban lo que ocurría.

´Leiliana era sometida a un terrible tortura en casa.

Cuando la policía de Texas irrumpió en su hogar, encontró a Leiliana en el cuarto de baño. Su madre explicó que la niña había colapsado mientras se duchaba.

Leiliana estaba amoratada desde la cabeza hasta los dedos de los pies y en la espalda tenía marcas de latigazos.

Una larga cadena de errores, incompetencia y problemas sistemáticos, por parte de las autoridades, llevaron a la muerte de Leiliana, dice Dallas News.

Asuntos sociales habían sido advertidos varias veces de que algo ocurría en esa casa. Tanto la abuela de la niña como su padre biológico habían advertido de que Leiliana estaba siendo objeto de maltrato.

Los funcionarios de los servicios sociales hicieron incluso una visita a la casa unos meses antes de encontrarla muerta en el mes de marzo del 2016.

Y como no vieron nada extraño, permitieron que su madre, Jeri Quezada, de 33 años, mantuviera la custodia de Leiliana y su hermano menor.

Pero mientras tanto, por detrás continuaba la tortura.

Foto: Privat

La policía y la familia ha mostrado desgarradoras fotos donde se ve el terrible maltrato sufrido por esta pequeña de cuatro años hasta que murió a golpes.

El novio de la madre Charles Wayne Phifer, de 36 años, ha sido arrestado por asesinato y cuando sea juzgado se le condenará a cadena perpetua.

El caso conmocionó a EEUU y sobre todo el estado de Texas ha sufrido varios casos impactantes, estos últimos años, de niños que han sido maltratados hasta la muerte. Este estado es el más afectado en todo EEUU.

El juicio se está celebrando hoy en día y la policía ha detallado las horribles torturas a las que Leiliana fue sometida hasta que murió.

Privat

Entre otras cosas le habían atado las manos, la habían intentado estrangular, la habían encerrado en un armario, obligado a comer hasta vomitar, golpeado la cabeza contra la pared.

El policía local Brad Makovy confesó en el juicio: ”Que era lo peor que había visto hacerle a un niño hasta ahora”.

Las enfermeras y policías lloraban fuera de la habitación del hospital donde estaba Leiliana ” la habían golpeado brutalmente”.

Facebook

En su testimonio, el sargento Makovy describió cómo interrogó a su madre, Jeri Quezada, de 33 años, quien no quería hablar, pero ahora que se enfrenta a 50 años de prisión, ha señalado a su novio como el causante del maltrato que condujo a la muerte de la pequeña.

Jeri Quezada contó a la policía que dejó a Leiliana con su novio, porque estaba frustrada y necesitaba un descanso. Se fue de cena con su madre mientras el novio, Phifer, se quedó en casa con  Leiliana.

Cuando volvió esnifó heroína con Phifer y preguntó después dónde estaba su hija. Phifer respondió que la había encerrado en el armario.

Afirmó que la niña había muerto al resbalarse en la ducha.

La abuela de Leiliana, Adeline Carr, fue una de las primeras en avisar a las autoridades. Testificó en el juicio el jueves y dijo que la niña vivía con ella a veces. Y describió lo nerviosa que era Leiliana.

”Se mostraba atemorizada cuando oía un ruido raro”, cuenta la abuela.

Privat

Describió a Leilana como una niña callada y tímida, que prefería mirar las cosas antes que hablar.

La muerte de Leiliana ha supuesto el despido de varias personas del Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas.

El debate de cómo los servicios sociales han gestionado las sospechas de maltrato en este caso, no ha hecho más que crecer con fuerza.

Ningún niño debe sufrir esto. Me siento triste y enfadada al saber que nadie reaccionó a tiempo.

Los niños que sufren maltrato necesitan personas de su entorno que vean lo que ocurre, se preocupen por ellos, y se atrevan a hacer algo 

Desgraciadamente hay adultos que sospechan del maltrato a niños y no hacen nada, porque no saben qué hacer o porque piensan que sera mejor para el pequeño dejarlo como está.

¡Pero espero que la historia de Leiliana haga que muchos se atrevan a ayudar y apoyar!

¡Descansa en paz, pequeño ángel!