Abuela tortura a nena de 8 años hasta la muerte: Cuando la policía halla su diario se revela la horrorosa verdad

Esta es la historia de una niña con un gran corazón y entusiasmo por vivir la vida. Es una historia que todos deberían leer. La historia de Gizzell Ford desafortunadamente es cierta, sin importar lo mucho que desearía que no fuera así.

Por supuesto, cuando estés leyendo esto, debes recordar que no se trata solo de Gizzell, sino de los miles de niños que se ven obligados a sufrir la misma pesadilla todos los días.

Para Gizzell, las cosas no terminaron bien, pero escribo esto con la esperanza de que su historia sea una llamada de atención, para que ningún niño más tenga que soportar este tipo de crueldad.

Al igual que muchos otros niños, Gizzell Ford, de ocho años, era una niña feliz, curiosa e inteligente. Ella amaba la escuela y disfrutaba haciendo nuevos amigos.

Como muchos niños de su edad, ella tenía un diario. Solo que las páginas de su diario no estaban llenas de corazones y mensajes secretos sobre los chicos que le gustaban. En cambio, la verdad revelada en las páginas del diario de Gizzell es tan horrible que es difícil de leer.

Gizzell Ford
Facebook / Britt Connis

El 12 de julio de 2013, Gizzell o “Gizzy”, como comúnmente la llamaban sus amigos, fue encontrada muerta en el apartamento sucio y plagado de plagas de su abuela en Austin, Texas.

Ella había sido golpeada y estrangulada. En sus muñecas había marcas de ligaduras donde había sido atada, y en su espalda había una herida tan infectada que había gusanos en ella, según reporta el Chicago Tribune.

Solo unos meses antes de su muerte, Gizzell y sus dos hermanos se mudaron a vivir con su padre Andre y su abuela Helen. Andre tenía una enfermedad grave, lo que suponía que necesitaba atenciones constantes y no podía cuidar de sí mismo.

Fue Helen quien se hizo cargo de la familia y desde el exterior se parecía a cualquier otro hogar. Las páginas del diario de Gizzy, sin embargo, atestiguaban lo contrario.

Helen Ford
Facebook / Where is baby Kate?

El tormento de Gizzell

Todos los días, Gizzell era castigada por comportarse mal. Ella se vio obligada a hacer sentadillas, ponerse de pie en posiciones incómodas y a tener un calcetín sucio metido en la boca si hacía ruido. También fue golpeada, atormentada y con frecuencia tuvo que arreglárselas sin comida ni agua.

En una ocasión, cuando trató de saciar su sed bebiendo agua del inodoro, la golpearon de pies a cabeza.

A veces estaba atada a su cama y no se le permitía moverse libremente durante varios días.

Y sin embargo, a pesar del infierno que ella experimentó, Gizzy se mantuvo positiva. En su diario, se podía leer que ella sabía que la castigarían por portarse mal, pero que esperaba convertirse en una joven inteligente y hermosa.

También escribió sobre cómo soñaba con jugar con sus hermanos y ver la televisión. Con frecuencia, el diario se actualizaba unos días después, cuando ella describía cómo había sido abusada nuevamente.

Gizzell Ford
Facebook / Lance M. Wade

El final de la vida de Gizzell

Tristemente, al final de la vida de Gizzell, sus entradas en el diario se habían convertido en poco más que garabatos irregulares. Privada de alimentos, sufriendo el abuso constante de su abuela y cada vez más débil, su declive fue rápido y definitivo. Apenas unos días antes de su muerte escribió: “Odio esta vida porque ahora estoy en un gran problema”.

Cuando encontraron a Gizzell, su cuerpo estaba tan degradado que el jurado empezó a llorar al escuchar los detalles del caso. El diario mostraba a una niña esperanzada que amaba la escuela. También narraba el abuso que impregnaba su vida.

El padre de Gizzell murió de un ataque al corazón en la cárcel del condado de Cook mientras esperaba juicio por su papel en su muerte. Su abuela Helen luego sería sentenciada a cadena perpetua por asesinato.

Los informes sobre el caso de Gizzy confirman que se pudo haber hecho algo para parar las cosas antes de que muriera. Pero el asunto pareció pasar inadertido. Apenas un mes antes de que Gizzelle perdiera la vida, una trabajadora social había visitado la casa pero no había hecho nada.

Gizzell Ford
Facebook / Unforgotten Angels

Por favor, comparte la historia de Gizzell con toda tu familia y amigos de Facebook para mostrar que ningún niño debería tener que soportar lo que ella pasó.