Bebé pesa 280 g y recibe “sentencia de muerte”– 12 años más tarde su mamá da testimonio de lo que ocurrió

Tammy y Eric Koz habían estado esperando mucho tiempo para fundar una familia. Tammy se quedó embarazada pero éste conllevaba un enorme riesgo. La mujer sufría de la enfermedad crónica del lupus. Los médicos dijeron a la pareja que debido a la enfermedad de Tammy,se corría un gran riesgo de sufrir un aborto involuntario.

Pero Tammy y Eric no querían abandonar sus sueños y para su enorme felicidad supieron poco después que esperaban un bebé.

Ellos eran optimistas pero pronto recibieron una noticia del médico que lo cambió todo. El bebé que crecía en su tripa no lo hacía de la manera correcta y posiblemente éste no podría llegar al final de todo el embarazo. Por este motivo decidieron provocar el parto en la semana 27. Pero las posibilidades de que el bebé sobreviviera eran de apenas un cinco por ciento, según los médicos.

Debido a su situación Tammy tuvo que estar echada en la cama durante su embarazo y con frecuencia debía visitar el hospital para controlar que el bebé todavía vivía. Para su gran felicidad, siempre oía los latidos del corazón de su niña.

Pero los médicos decidieron en la semana 27 que ya debía procederse a una cesárea para que el bebé naciera.

“Lo primero que pregunté era si vivía y si respiraba” explica Tammy en el programa de Oprah en 2004.

FOTO: Youtube

Y si, lo hacía. El bebé de nombre Zoe, respiraba bien.

FOTO: Youtube

Pero la preocupación permanecía y planeaba como un inmenso nubarrón sobre la familia. Ni los médicos, ni los padres sabían lo que iba a pasar con Zoe.

– “Los médicos no sabían nada, nunca habían experimentado nada parecido. Ellos intuían” comenta Eric el padre en el programa de Oprah.

 

Zoe mostró tener una fuerza por encima de lo normal. Y superó todas las previsiones, sobreviviendo. Doce años después de su nacimiento participó en el programa de Oprah con toda la familia.

– “Cuando me veo recién nacida pienso: ¿Cómo ha sido esto posible?” dice Zoe, una alegre y sana niña de 12 años.

– “Los médicos no sabían que podían esperar. Puedo decir que Zoe ha asombrado a todos los médicos durante estos últimos doce años. En cada revisión médica, los doctores no pueden apenas creer que la niña esté sana y se sienta bien”, dice la madre Tammy.

¡Qué increíble fuerza han tenido Zoe y su familia durante todos estos años! Ella es una prueba de que todo es posible. Comparte su historia si está te ha servido de inspiración.