Después de que fallece la mamá de la niña, la conductora del bus escolar la peina por las mañanas para ayudarla

Cuando era pequeña me gustaba que mi madre me hiciera peinados en mi pelo largo. Me gustaba variar y además me sentía bella cuando mi madre me peinaba. El momento de arreglarme el pelo era uno de los mejores del día.

Y al igual que a mi me gustaba que mi madre me peinara, Isabella Pieri también quería que su madre le arreglara el pelo.

Pero cuando la madre Patricia murió, tras luchar contra una larga enfermedad, el padre de Isabella trató de peinarle él el pelo. Pero a pesar de largos esfuerzos, el pelo no quedaba bien. Por una parte el padre de Isabella no tenía ninguna experiencia como peluquero y por otra su hija comparaba todo el rato el resultado con su madre, a quien echaba mucho de menos.

“Un día vino a casa con un peinado muy lindo”

“Se enfadaba conmigo porque decía que la tiraba del pelo. Yo no sabía como hacerlo. Un día llegó a casa con un lindo peinado. Yo la llamaba princesa y a ella le gustaba. Se notaba que le reforzaba su autoestima. Y era precisamente lo que yo quería”, dijo el padre en una publicación para NBC News.

Pero ¿quién era esa persona que peinaba a Isabella? La respuesta era verdaderamente inesperada – el conductor del autobús de la escuela.

Tracy Dean era el nombre de la conductora del autobús de la escuela. Ella conducía cada día a Isabella y otros niños al colegio. Tras ver como Isabella se frustraba con su pelo, se ofreció a ayudarla.

“Noté que luchaba por tratar de arreglarse el pelo. Solíamos hacer dos trenzas pero luego cambiaba de opinión y prefería una trenza. Le enseñé a cepillarse el cabello. Cuando se subía al autobús me decía “Me he cepillado hoy. ¿Estoy bien?

La conductora del autobús arreglaba el cabello de la niña cada día

Suele quedarse algo más en el autobús y así Tracy puede arreglarle el cabello antes de comenzar su día escolar. Eran momentos que le gustaban mucho a Isabella. El padre está muy agradecido y emocionado ante el gesto de Tracy hacia su hija.

“Ella es la mejor conductora del mundo”, dice Isabella, cuya autoestima ha aumentado de nuevo tras la muerte de su madre.

Pequeños gestos pueden marcar la diferencia en la vida de una persona. Elogiemos a la conductora del autobús escolar que marcó la diferencia en una niña que había perdido a su madre. ¡Comparte por favor!