La familia había perdido la esperanza con su bebé enfermo – entonces de repente surge un inesperado héroe

Sarah y Chris St. James estaban muy emocionados cuando supieron que Sarah estaba embarazada y esperaban su segundo hijo, una niña.

Y como cualquier padre, estaban muy contentos porque su hija había venido al mundo sin grandes complicaciones.

Y no fue hasta que la llevaron para casa, cuando se dieron cuenta de algo no marchaba bien.

Sloan su hija había nacido sana y alegre, pero al cumplir 2 meses sus padres notaron que comenzaba a abultarse sobre todo la parte del estómago.

Su bebé comía normal y crecía como cualquier otro niño. Pero como su “barriguita de Buda” continuaba creciendo más y más, Sarah y Cris comenzaron a preocuparse seriamente.

En vez de llevar a Sloan al médico de cabecera, Sarah y Chris llevaron a su hija al hospital para hacer el control de los cuatro meses.

Desgraciadamente el doctor les informó de unas noticias que sus padres no querían oír. Muchos al oír estas malas noticias hubieran caído en una depresión o apatía, quizás hubieran buscado la manera de hacer frente a ello- esta pareja no pesaba abandonar sin luchar.

Facebook/Sarah St James

Cuando Chris y Sarah llevaron a Sloan al hospital infantil de Boston, estaban muy preocupados.

Se dieron cuenta de que el estómago de su hija no crecía de forma normal, pero esperaban que los doctores les dieran una explicación que les tranquilizará.

Sin embargo los médicos diagnosticaron a la niña una rara enfermedad hepática llamada enfermedad de la vesícula biliar que bloquea o daña las vías biliares. La bilis permanece en el hígado y éste poco a poco se va dañando si no se hace nada.

Facebook/Sarah St James

La corta vida de Sloan pendía de un hilo Y Sarah comenta para un periódico Sentinel Source:

”Pensamos llevarla al hospital para tener un poco de tranquilidad, pero en cambio recibimos un mensaje devastador que nos dejó de piedra. Esto era lo que habíamos temido, nuestras peores preocupaciones se hicieron realidad “.

Facebook/Sarah St James

A Sloan la enviaron de nuevo a casa, pero muy pronto tuvo que volver. Después de 1 semana la familia tuvo que regresar de urgencias.

Lo único que podía salvar a la pequeña era un transplante de hígado. Y era una situación urgente.

Ni Sarah ni Chris coincidían con el grupo sanguíneo O de su hija y decidieron difundir su historia lo más posible con la esperanza de encontrar un donante.

Algunas personas no se dan cuenta de que las reglas para las donaciones y los trasplantes son muy estrictas. El donante puede ser un familiar o un conocido y debe estar dispuesto a hacerlo de manera completamente gratuita.


Facebook/Sarah St James

El donante debe realizar un control psicológico y obviamente tiene que ser físicamente compatible.

Un amigo cercano de la familia, Jake Tenney, supo de la voluntad de la familia de difundirlo en las redes sociales y compartió su historia en Facebook.

Y entonces un inesperado héroe apareció en escena. Un desconocido era perfectamente adecuado por más de un motivo y es que estaba acostumbrado a salvar vidas.

Se llamaba Steve Tenney, y era el hermano de Jake. Steve era un veterano del ejército de Estados Unidos y había servido en la policía de New Hampshire durante 18 años.

Facebook/Sarah St James

Tenía 40 años pero estaba en plena forma. No había tenido necesidad de visitar a un médico en más de diez años. Y nunca antes había tenido que pasar una noche en hospital – hasta ahora.

Tras pasar una multitud de pruebas, el médico le operó de inmediato y le quitó su hígado. Los médicos tomaron un 20 por ciento de su órgano y lo volvieron a poner en su sitio. Todavía en ese momento Steve no había conocido a la pequeña Sloan, cuya vida estaba en sus manos.

“No dudó nunca”

”Afortunadamente me encontraba en un momento bueno en la vida y hablé con mi mujer. No tenía nada que pensar. Si puedes ayudar a un bebé de 4 meses y puedes salvarle la vida, es algo que tienes que hacer” dice Steve.

Por fortuna las dos operaciones fueron un éxito. El hígado es el único órgano que se cura por sí solo, de manera que el hígado de Steve se recuperará.

Facebook/Sarah St James

Y poco a poco mientras Sloan crece, su nuevo hígado también crecerá fuerte como ella.

A pesar de que una parte de ella ha sido eliminada, esta niña obtuvo algo mucho mejor en su lugar. ¡No todos pueden decir que su héroe está con ellos todo el tiempo!

Facebook/LynnTenney

La vida de Sloan podía haberse extinguido después de solo unos pocos meses, pero gracias a la bondad de Steve, la historia terminó con un final feliz y una familia pudo mantener a su ángel.

¡Comparte si tú también quieres elogiar a Steve como lo que es, un héroe!