La “niña sirena” Shiloh Pepin nació con rara enfermedad – desafía los pronósticos médicos durante 10 años

Shiloh Pepin nació justo antes del cambio de milenio en 1999 en la pequeña ciudad de Kennebunkport, en Estados Unidos. Inmediatamente llamó la atención en todo el mundo por su raro defecto de nacimiento.

Shiloh nació con lo que se conoce como “el síndrome de la sirena” o sirenomelia, un defecto raro que involucra una malformación en las piernas. La pequeña nació con el aspecto de una sirena de cintura para abajo. No tenía intestino delgado ni genitales y sólo le funcionaba un riñón.

La opinión de los médicos fue difícil de aceptar por sus padres: les dijeron que la niña sólo sobreviviría alrededor de diez días.

Sin embargo, durante cerca de diez años, Shiloh desafió los pronósticos y disfrutó de la vida. En septiembre de 2009, fue invitada al Show de Oprah Winfrey, donde habló abiertamente sobre su vida y sus problemas. Ella también apareció en un documental que siguió su progreso.

Wikimedia

En muchas personas que sufren el “síndrome de la sirena”, los médicos suelen realizar un procedimiento para separar sus piernas. Sin embargo, en el caso de Shiloh no se pudo realizar debido a que los vasos sanguíneos estaban en medio. A pesar de esto, la niña insistió en que estaba cómoda; ella no quería dividir sus piernas.

Ella continuó viviendo con su familia en su pequeña ciudad. Cuando comenzó la escuela, fue descrita como una personalidad brillante. Se había hecho famosa en todo el mundo como resultado de la aflicción que continúa confundiendo a los médicos.

Muerte de Shiloh

Tristemente, en octubre de 2009, apenas un mes después de aparecer en el programa de Oprah, falleció en el Centro Médico de Maine cerca de su casa, informó ABC News. Shiloh había luchado durante una década, y era una de las tres únicas personas en el mundo que sobrevivieron a su condición por mucho tiempo.

La causa del síndrome aún se desconoce, aunque los médicos creen que tiene que ver con la falta de circulación sanguínea en el útero. Se cree que esto contribuye a que los órganos no se desarrollen como deberían.

Durante su corta vida, Shiloh fue una gran inspiración para muchas personas con dificultades en todo el mundo, así como también para las que trabajaron para mejorar su vida. Su alegría nunca será olvidada y ella es un recordatorio importante de cuán frágil puede ser la vida.

Por favor, comparte este artículo para honrar su memoria. ¡Descansa en paz pequeña luchadora!

 

Reciente