La pareja trató de tener hijos durante 5 años: Entonces se revela la increíble noticia en la ecografía

Jamie y Skyler Scott se casaron en el año 2004 y dieron la bienvenida a su primer hijo, Shayden, que nació en el año 2005.

Unos años más tarde nace el segundo hijo de la pareja, Landon. Y luego durante cinco años Jamie y Skyler trataron de tener un nuevo bebé.

Se sometieron entonces a un tratamiento de fertilidad y durante el segundo intento fue cuando consiguieron su objetivo – pero quizás no de la manera que todos piensan.

¡Cuando Jamie estaba en la semana 19 parecía que estaba embarazada de nueve meses! Su barriga era tan grande que hubo un momento que no podía apenas desplazarse y necesitaba una silla de ruedas.

En la primera ecografía tanto ella como su pareja Skyler esperaban ver uno o dos bebés. Jamie se había sometido a un tratamiento de fertilidad y tenía un alto nivel hormonal.

Pero la pareja no estaba preparada cuando la enfermera les mostró los latidos de cinco corazones sanos … ¡estaban esperando quintillizos!

¡Esto solo ocurre una vez entre 55 millones embarazos!

Facebook/FiveTwoLove

Jamie y Skyler eran unos padres orgullosos de su dos maravillosos niños, pero querían a toda costa tener un tercero.

¡Pero la cosa no era tan fácil!

Como muchos otros padres, la pareja tenía problemas para que quedarse embarazados. Jamie y Skyler decidieron someterse a un tratamiento de fertilidad para poder realizar su sueño.

Facebook/FiveTwoLove

Después de un cierto tiempo, Jamie realizó una prueba de fertilidad para ver si el tratamiento tenía éxito.

”Durante todos estos años he hecho tantas pruebas de embarazo que estoy acostumbrada a ver un resultado negativo”, dice Jamie a People.

Facebook/FiveTwoLove

¡Pero la prueba mostró dos lineas rosas, es decir que Jamie estaba en estado!

Semanas más tarde el médico confirmó a la pareja el embarazo. Jamie tenía unos niveles extremadamente altos de hormonas HCG lo que indicaba que algo estaba sucediendo…

Facebook/FiveTwoLove

Unos niveles de HCG más altos de lo normal generalmente indican que están esperando varios bebés.

Cuando Jamie y Skyler fueron a hacer la primera ecografía pensaban que quizá esperaban gemelos o incluso trillizos.

¡Pero esta madre afortunada tenía incluso algo más allí!

Facebook/FiveTwoLove

“No me lo creía y lloré cuando vi a todos estos niños en la ecografía”, explica Jamie.

Los hijos de la familia creían que Jamie estaba embarazada de gemelos cuando dijo que la prueba de embarazo mostraba dos líneas….

Pero si realmente la prueba de embarazo hubiera mostrado tantas rayas como bebés esperaba Jamie, todo la banda del test hubiera sido rosa.

Facebook/FiveTwoLove

Igual que muchas otras madres embarazadas Jamie tenía sus antojos. Uno de ellos era la obsesión por los batidos.

Las órdenes de los médicos eran que Jamie debía consumir cerca de 4 000 calorías al día, con lo que pudo subir 45 kilos.

Facebook/FiveTwoLove

”Era como si tuviera una enorme calabaza en mi estómago. Me sentía llena todo el tiempo pero al mismo tiempo tenía siempre hambre y mucha sed. Necesitaba comer porciones pequeñas de comidas durante todo el dia”, cuenta Jamie.

Pero con tantas vidas esperando nacer, la pareja no quería arriesgarse.

Se mudaron provisionalmente de St George, Utah a Phoenix, Arizona, allí Jamie estaría continuamente bajo la observación de ginecólogos con mucha experiencia en partos múltiples.

Facebook/FiveTwoLove

El doctor John Elliott fue el responsable principal del embarazo de Jamie. Él es un experto en este campo.

¡Durante toda su carrera médica Elliott ha sido el responsable de 23 partos de quintillizos! ¡Lo que le hacía un experto único en la materia!

Facebook/FiveTwoLove

Jamie y Skyler estaban muy felices con esta nueva situación incluso si solo habían planeado tener un hijo más.

“Quería ser una buena madre para todas estas personitas, y pensé cómo lo vamos a hacer. Entonces me vino una absoluta sensación de calma : “Lo haremos todo con amor. Nos vamos a arreglar”, dice Jamie.

No muchos padres tienen la oportunidad de lanzarse a una nueva aventura con cinco nuevas vidas.

Facebook/FiveTwoLove

”Nuestro objetivo era dar a luz en la semana 32 y el doctor Elliot dijo que en la semana 34″, comenta Jamie a LDS Living y continua:

”¡Pero como nuestro pequeño Landon vino pasada la semana 21, estoy encantada de que nuestros pequeños se mantuvieran hasta la semana 29. Y realmente estoy muy sorprendida de lo bien que se encuentran a pesar de todo!”.

Los quintillizos vieron la luz tras la semana 29. Ya de eso es mucho más que le promedio nacional de los quintillizos, que suelen nacer en la semana 27.

Facebook/FiveTwoLove

Lily, Violet, Daisy, Logan y Lincoln nacieron el  21 de marzo de 2018 en el hospital St. Joseph Hospital y Medical Center de  Phoenix.

El nacimiento de todos los bebés solo duró 60 segundos.

¡Echa un vistazo a estas maravillas!

Facebook/FiveTwoLove

Cada bebé pesó al nacer menos de 1 kilo.

Realmente fue un milagro. Los cinco niños no necesitaron respiración asistida, ni tratamiento con antibióticos. Las complicaciones en este tipo de partos son bastante comunes.

Facebook/FiveTwoLove

Los quintillizos han permanecido seis semanas en el hospital y la familia ha comenzado a organizarse ya en casa.

Ahora la madre y el padre se ocupan fundamentalmente de dar de comer a los bebés. Jamie se saca la leche del pecho cada tres horas.

Facebook/FiveTwoLove

Los bebés van constantemente subiendo de peso y la familia informa que todos están bien.

Al principio Jamie y Skyler dudaban de compartir los detalles de su embarazo públicamente, pero hoy en día no se arrepienten de nada.

”Los mensajes de amor y esperanza llegados de todo el mundo nos han ayudado realmente mucho. Nos han dado fuerza para salir adelante en los momentos difíciles con un embarazo de muy alto riesgo, dice Jamie.

Facebook/FiveTwoLove

¡Es maravilloso que todo haya ido bien y que hayamos podido acompañarles en este increíble viaje!

¡Deseamos a toda la familia Scott mucha suerte en el futuro – presiona el “me gusta” y comparte en Facebook si tú también quieres desearles suerte!