Madre cae en coma tras dar a luz, luego enfermera salva su vida con una idea genial

El nacimiento de un hijo es un momento de felicidad y nervios que ninguna madre ni padre van a olvidar nunca.

Pero un parto, lo sabemos, también conlleva sus peligros, Shelly lo sabe bien.

Shelly cayó en coma después de que su hija, Rylan, viniese al mundo por cesárea.

Nadie sabía qué hacer, hasta que a una enfermera se le ocurrió una gran idea, algo que iba a provocar un milagro.

Shelly y su marido Jeremy – de Carolina del Norte (Estados Unidos) – habían esperado con emoción en gran día. Su hija Rylan llegaba por fin al mundo y ya en el hospital parecía que todo iba bien.

A Shelly le tuvieron que practicar un cesárea, que acabó convirtiéndose en una pesadilla.

Bildkälla: Youtube/USA Today

Los médicos habían perdido la esperanza

La niña, Rylan, se encontraba bien, pero Shelly había perdido mucha sangre durante la cesárea y acabó cayendo en coma y su estado era crítico.

Los médicos habían comenzado a perder la esperanza, y tras una semana en coma, no sabían cuál podía ser el desenlace.

Cuando ya nadie sabía qué hacer, a la enfermera Ashley se ocurrió una idea.

Fuente de la foto: Youtube/USA Today

Ashley sabía que el contacto físico entre bebé y mamá era bueno para ambos, y pensó que quizá pudiese dar algún resultado poner a madre e hija juntas.

– Sabíamos que es bueno para la salud de los bebés el contacto físico con la mamá, podía funcionar al revés, cuenta la enfermera Ashley a USA Today.

Fuente de la foto: Youtube/USA Today

Quería escuchar el llanto de su hija

El papá, Jeremy, puso a la pequeña sobre su madre y Rylan se durmió al instante. Aunque fue un instante precioso, no era eso lo que Ashley esperaba.

Jeremy quería la pequeña llorase para que ver si la madre reaccionaba. Jeremy movió a la niña para que se despertase, y justo después se produjo el milagro.

Fuente de la foto: Youtube/USA Today

Shelly comenzó a moverse despacio y despertó. Su hija la había devuelto a la vida.

Los médicos la trasladaron entonces a una sección de rehabilitación donde ayudarle a recobrar las fuerzas.

Hoy las dos, madre e hija, están perfectamente. Rylan es una niña feliz y curiosa a la que le encanta cantar y bailar.

Fuente de la foto: Youtube/USA Today

Shelly pensó que no tendría que volver a pisar un hospital, pero estaba equivocada. Ahora trabaja en los servicios de urgencias de un hospital de Carolina del Norte, donde atiende a personas que necesitan ayudan, como ella, tras el parto.

Qué alegría ver que todo acabó bien gracias a la brillante idea de la enfermera Ashley. Comparte para elogiar la iniciativa de esta gran enfermera que salvó la vida de Shelly y quién sabe si muchas más tras esta experiencia.