Madre nota que el bebé no se mueve después a las 30 semanas de embarazo, entonces se descubre lo impensable

Saber que vas a ser padre por primera vez es posiblemente una de las sensaciones más maravillosas del mundo.

Y así fue para Mike y Briony Curwood, cuando supieron que esperaban un bebé.

El embarazo fue muy bien durante un par de meses pero de repente se produjo un giro inesperado y comenzó una pesadilla para la pareja.

Facebook/Briony Holmes

Alrededor de la semana 21, citaron a Briony y su marido para realizar un control rutinario en el hospital.

El ginecólogo hizo una ecografía para saber el sexo del bebé. Y resultó que era una niña lo que crecía en el vientre de Briony.

Pero desgraciadamente la enorme alegría se transformó en shock y en confusión – una semanas después de la visita al hospital.

Flickr

Cuando  Briony estaba en su semana 30 de embarazo notó algo que hizo que el corazón se le pusiera en la garganta.

Bueno más bien dejo de notar el movimiento en su tripa, parecía que la niña no se movía en absoluto. Y esta futura madre temía que algo malo hubiera sucedido.

Cuando hablaron con los médicos estos decidieron realizar de inmediato una nueva ecografía para saber porque la bebé no se movía.

Diagnóstico desgarrador

El diagnóstico fue tan desgarrador como impactante.

Resultó que la niña había dejado de crecer ya desde la semana 22. La ecografía descubrió que la bebé no crecía dentro del útero algo extremadamente raro, según los médicos.

La mejor opción era actuar rápidamente y sacar a la niña inmediatamente para que ésta pudiera crecer fuera del útero materno. Como comprenderás esta información dejó consternados a los padres Mike y Briony.

”Me informaron que debía prepararme para el parto, el mismo día o al día siguiente. Estaba muy excitada porque creía que iba a ver a mi bebé” cuenta Briony a Hull Daily Mail y continua:

”No sabía nada sobre dar a luz a bebés prematuros. Las mujeres de mi familia siempre han dado a luz niños grandes. Enseguida me di cuenta que era demasiado pronto para el parto y me asusté mucho”

El personal sanitario decidió hacer una cesárea para asegurarse que la pequeña nacía sana. Afortunadamente no hubo complicaciones y la niña, Ava Grace, pudo venir al mundo.

Como Ava había dejado de crecer en la semana 22 del embarazo era un bebé muy pequeño y pesaba alrededor de los 600 gramos.

”No parecía un bebé. Se asemejaba más a una pequeña muñeca. Sus ojos no se habían desarrollado perfectamente en su rostro”.

Aunque el parto había ido bien, la pequeña Ava Grace no estaba fuera de peligro. Nadie sabía si iba a sobrevivir los primeros días.

No os podéis hacer a la idea de los estresados que estaban Mike y Briony los primeros días.

”Pregunté si iba a sobrevivir y los médicos me dijeron que fuéramos viendo como se desarrollaba hora tras hora. Después semana tras semana. Pero ella era una auténtica luchadora y si la ves ahora nunca hubieras podido imaginar por lo que tuvo que pasar” cuenta Briony.

¡La pequeña Ava Grace nunca dejó de luchar por su vida y a pesar de que nació con un cerebro inmaduro y pulsaciones irregulares, pudo dejar el hospital después de varias semanas!

Facebook/Briony Holmes

Ava Grace nació 10 semanas antes de lo previsto pero ahora es un bebé sano lleno de energía.

¡Qué maravilla!

Facebook/Briony Holmes

Ava Grace tiene una personalidad resplandeciente y siempre muestra su gran sonrisa, según sus orgullosos padres. Todavía sigue luchando con un pequeño problema ocular, pero un médico podrá ayudarla pronto.

Menos mal que todo terminó bien en esta ocasión y ello me hace feliz. ¡Dale a me gusta y comparte esta historia en Facebook si tu también quieres difundir un rayo de luz entre tus amigos!