Madre soltera de 24 años se gradúa en derecho en Harvard con su bebé en brazos

Ser madre soltera es uno de los retos más grandes que una mujer puede afrontar, pero ser madre soltera y terminar una carrera de derecho en una universidad prestigiosa como Harvard va más allá de lo que muchos pueden imaginar.

Cuando Brianna Williams se quedó embarazada con sólo 24 años y en el segundo año de carrera muchos fueron los que le dijeron que tenía que elegir entre su maternidad y su carrera, escribe USA Today.

Youtube

Todavía más fueron las miradas de duda que recibió cuando el padre de la criatura se desentendió de ella y afrontó una maternidad en solitario, pero ella esta hecha de una madera especial: nadie le iba a decir que ella no podía hacerlo, de hecho, quería demostrarse a si misma que podía perfectamente hacer ambas cosas.

Youtube

Según explicó en un relato publicado en USA Today, algunas personas incluso llegaron a censurar su decisión reproductiva y le dijeron: ¿Por qué no decidiste abortar?

“Bien, la razón por la que decidí continuar persiguiendo mi carrera y título de derecho en Harvard mientras transicionaba hacia la maternidad es bastante simple: porque podía.”

Brianna cuenta que si tenía que llevar los apuntes o hacer un trabajo mientras esperaba en la sala de espera de una cita ginecológica o en el pediatra, lo hacía.

Youtube

Incluso en el mismísimo día del parto, pidió que le pusieran una epidural para poder trabajar en su ensayo mientras tenía contracciones.

Brianna critica que muchos crean que “las mujeres sólo pueden ser buenas en una cosa”, pero ella quería demostrarse a si misma que se equivocan.

“No permití que otros me presionaran con ultimatums poco realistas”, dice. “Sabía que si me permitía pensar que mi decisión de convertirme en madre arruinaría mis otros objetivos, entonces eso es lo que hubiera pasado.”

YouTube

Brianna confió en si misma y no dudó en pedir ayuda para superar los momentos más difíciles. Finalmente, llegado el día, fue a recoger su diploma con su pequeña en brazos y orgullosa de haber conseguido su objetivo.

Ella es honesta, asegura que no es nada fácil. “No me avergoncé a la hora de traer a mi hija a clases o a encuentros con mis profesores.”

¿Qué te pareció el logro de Brianna?¡Por favor comparte si te impresionó tanto como a nosotros el carisma y la fuerza de voluntad con la que ha conseguido demostrar al mundo que una mujer no debe renunciar a su carrera por el sueño de convertirse en madre!