FOTO: Facebook

Mamá humilla al ”sucio” en la tienda, a los días se arrepiente de TODO cuando él revela su identidad

Andy Ross de Washington, EEUU, se encontraba fuera de casa para comprar varias cosas en un supermercado cuando de repente se encontró a una madre con su hija.

Al entrar en la tienda el hombre se dio cuenta inmediatamente de que la niña le miraba fijamente de una forma peculiar. Andy estaba un poco sucio tras un largo dia de trabajo fuera de casa, esto se veía inmediatamente. La madre de la niña estaba igualmente molesta con la apariencia del hombre y lo miraba fijamente sin parar.

Cuando la familia salió del supermercado, la madre le susurró a la hija:
– Esto es por lo que te digo que debes quedarte en la escuela.

Era obvio que la madre quería decir que este hombre no era un buen ejemplo para su hija solo juzgándolo por su apariencia.

Días más tarde la madre tendría que arrepentirse de sus palabras cuando el hombre hizo una publicación en Facebook  y reveló su verdadera identidad.

No juzgues a nadie por su apariencia, es un consejo que viene muy bien en este caso.

Foto: Andy Ross/Facebook

Y es que realmente este hombre, Andy Ross, no es para nada un mendigo como quizás pensaba la madre en un principio.

“He tenido una conversación muy interesante con una mujer y su hija hoy. En el mismo instante en el que entraba en el supermercado me di cuenta de que la niña me miraba fijamente. No hay problema. Sé que los niños tienen curiosidad por otras personas, especialmente sabiendo que hoy estaba muy sucio. 

La niña continuó mirando y la madre le pidió que parará. Pero cuando salieron del supermercado la madre le susurró a la hija: “es por esto por lo que debes quedarte en la escuela”. 

“Y creo que en este momento debo aclarar varias cosas “, escribe Andy.

Foto: Andy Ross/Facebook

Y continua:

“En primer lugar: Soy un hombre con buenos estudios, pero a veces me ensucio. No solo tengo un bachiller, sino también estudios universitarios y además varias becas de medicina. 

Deducir que soy analfabeto solo por mi apariencia es muy arrogante. 

Foto: Andy Ross/Facebook

En segundo lugar:  Si le dices a tu hija: “Es por esto por lo que debes permanecer en la escuela” al referirte a mis tatuajes, lo que harás es reducir su creatividad y deteriorar la imaginación que se está desarrollando.

Y es más estoy muy orgulloso de mis tatuajes. Son un símbolo del orgullo a mi país y a mi trabajo. 

FOTO: Andy Ross/Facebook

En tercer lugar: Si tienes alguna objeción con respecto a mi sombrero, entonces no has entendido nada. De hecho, me enorgullece ser parte de “Evergreen State Outdoors” (una organización estudiantil que organiza excursiones de senderismo y supervivencia).

Para terminar: He elegido trabajar en la industria de la construcción y puedo decir con orgullo que me encanta el día día de mi trabajo. Intenté trabajar en una oficina pero no era lo mío. Me encanta trabajar con las manos y fuera de casa. Y por ello estoy a veces un poco sucio. Pero gano un buen sueldo y puedo cuidar a mi familia sin problemas. 

Mi apariencia no tiene nada que ver con mi nivel de inteligencia y estudios. 

Todos deberíamos ver la publicación de Andy. No juzgues nunca por la apariencia. COMPARTE para recordárselo a tus amigos. 

 

Leer más sobre