Mano de la niña se hincha y se pone negra después de haber sido mordida por una víbora

Siempre es bueno estar atento con los animales y los insectos que hay en la zona donde estás. El conocimiento puede ser tu salvación en una situación de emergencia, por ejemplo, si vas a estar en una zona con víboras. La familia Cook de Texas, Estados Unidos, aprendió esto tras una dura experiencia.

Una tarde del 2016 en Texas, el padre Michael Cook recibió la llamada de teléfono que todos los padres temen cuando sus hijos están en la guardería.

Su hija había sido mordida por una víbora

La hija Kiley, que en ese entonces solo tenía dos años, había sido mordida por una víbora en el parque donde los niños habían estado durante la mañana.

Foto: YouTube/Pilex

La mano de la pequeñita inmediatamente se había hinchado, pero ahora también había empezado a cambiar de color.

“Sus dedos se pusieron negros y toda la mano empezó a volverse como un globo”, cuenta el padre Michael a ABC 8 News.

Kylie había sido mordida por una víbora Copperhead, que hay en Norte América. Inmediatamente fue transportada en avión al hospital infantil Cook’s Children’s Hospital en Fort Worth, para que le pudieran dar el tratamiento que necesitaba.

La peor pesadilla para todos los padres es ver a su hijo mal, así que por eso Michael y Nataly quieren difundir su historia como una advertencia. No solo para los que están en la zona donde ellos estuvieron, sino para los que en general pueden estar cerca de culebras.

“Si vives en una zona donde puede haber animales e insectos peligrosos – siempre controla los parques antes de ir y jugar relajadamente con tu hijo”, dicen los padres.

Según medios de Estados Unidos el personal de la guardería estuvo pendiente de los niños, a pesar de esto el accidente ocurrió.

Comparte la advertencia. Las culebras son rápidas y es difícil para los niños protegerse de ellas.