Marido quiere divorciarse repentinamente – queda impactado por la respuesta de la esposa: me encantó la última línea

El autor de esta historia es desconocido. Ésta ha estando dando vueltas por internet durante años porque es impactante, atemporal y todo el mundo puede sentirse identificado.

Es por eso que quería compartirla con vosotros, espero que la compartáis. Como sabréis, un acto positivo puede generar una cadena de reacciones positivas.

“Cuando volví a casa aquella noche, mientras mi esposa me servía la cena, sostuve su mano y dije: tengo algo que decirte. Ella se sentó y comió en silencio. Una vez más observé sus ojos heridos.

De repente, no sabía cómo abrir la boca, pero quería que supiera lo que estaba pensando: quería el divorcio. Saqué el tema tranquilamente.

Ella no parecía estar molesta por mis palabras, en lugar de eso me preguntó suavemente: ¿Por qué?

Evité su pregunta, esto la enfadó. Ella tiró los palillos y me gritó: ¡No eres un hombre!

Aquella noche no nos hablamos, ella lloraba. Sabía que quería saber qué pasó con nuestro matrimonio. Pero apenas podía darle una respuesta satisfactoria; ella había perdido mi corazón por Jane. No la amaba más. ¡Tan sólo le tenía lástima!

Con un profundo sentimiento de culpabilidad, hice el borrador de un acuerdo de divorcio donde declaraba que ella podía quedarse con la casa, nuestro coche y el 30% de acciones de mi empresa.

Ella lo miró y lo hizo pedazos. La mujer que había pasado diez años de su vida conmigo se había convertido en una extraña. Sentí pena por hacerle perder el tiempo, recursos y energía, pero no podía retirar lo que dije porque amaba mucho a Jane.

Finalmente, ella lloró frente a mí, que era lo que yo esperaba. Para mí su llanto era una especie de liberación. La idea del divorcio me había obsesionado durante semanas y parecía ser más firme y clara ahora.

Al día siguiente, volví a casa muy tarde y la encontré escribiendo algo en la mesa. No cené, sino que me fui a dormir y caí dormido muy rápido porque estaba cansado tras un día con Jane.

Cuando desperté, ella todavía estaba escribiendo en la mesa. No me importó así que me giré y me dormí de nuevo.

En la mañana, ella presentó sus condiciones para el divorcio: no quería nada de mí, pero necesitaba un mes de aviso antes del divorcio. Pedía que en ese mes, ambos trataran de llevar una vida lo más normal posible. Sus razones eran simples: nuestro hijo tiene sus exámenes en un mes y no quería interrumpirlo con la ruptura de su matrimonio.

Esto me pareció razonable, pero ella quería algo más: me pidió que recordara cómo la cargué en brazos desde nuestra habitación nupcial el día de su boda.

Le pidió que cada día durante ese mes, la sacara en brazos de la habitación cada mañana. Pensé que se estaba volviendo loca. Sólo para hacer soportable esos días juntos acepté su extraña petición.

Le conté a Jane las condiciones de divorcio de mi esposa. Ella se rió en alto y pensó que era absurdo. No importa los trucos que aplique, tiene que enfrentar el divorcio, dijo con sorna.

Mi esposa y yo no habíamos tenido ningún contacto físico desde que expresé mi intención de divorciarme, así que cuando la alcé en el primer día, ambos parecíamos torpes. Nuestro hijo aplaudía detrás nuestro, papá está sosteniendo a mamá en brazos. Sus palabras me generaron dolor. Desde la habitación a la sala de estar, luego a la puerta, caminé como diez metros con ella en brazos. Ella cerraba sus ojos y decía suavemente; no le digas a nuestro hijo del divorcio. Asentí, sintiéndome molesto. La dejé fuera de la puerta, entonces ella fue a esperar el autobús para ir a trabajar. Conduje sólo a la oficina.

En el segundo día, ambos actuaban más fácilmente. Ella se apoyaba en mi pecho, podía oler la fragancia de su blusa. Me di cuenta de que no había mirado cuidadosamente a esta mujer por mucho tiempo. Me di cuenta de que ya no era más joven, había finas arrugas en su rostro, su pelo se estaba volviendo gris. Nuestro matrimonio se había cobrado un peaje en ella. Por un minuto, me pregunté qué le había hecho.

En el cuarto día, cuando la levanté, sentí volver la intimidad. Esta era la mujer que me había dado años de su vida. No le conté esto a Jane. Cada vez era más fácil llevarla en brazos a medida que avanzaba el mes, quizás el ejercicio diario me hacía más fuerte.

Ella estaba eligiendo qué llevar una mañana, se probó varios vestidos pero no podía encontrar uno que le fuera bien. Entonces suspiró, todos mis vestidos se han hecho muy grandes. De repente, me di cuenta de que había adelgazado, por eso se me hacía más fácil cargarla.

Entonces me di cuenta… Ella había enterrado tanto dolor y amargura en su corazón. Inconscientemente, alargué mi mano y toqué su cabeza.

Nuestro hijo vino en ese momento y dijo: papá, es la hora de sacar a mamá. Para él, ver a su padre cargar a su madre se había convertido en un momento esencial de su vida. Mi esposa hizo un gesto a nuestro hijo para que se acercara y lo abrazó fuertemente. Giré mi cara porque tenía miedo de cambiar de idea en el último minuto. Entonces la sostuve en mis brazos, la saqué de la habitación, a través de la sala de estar, hasta el pasillo. Sus manos rodeaban mi cuello suavemente y naturalmente. Sostuve su cuerpo fuertemente; como en el día de nuestra boda.

Pero su peso ligero me puso triste. El último día, cuando ella estaba en mis brazos, apenas podía avanzar un paso. Nuestro hijo se había ido a la escuela. La sostuve fuerte y dije; no había notado que en nuestra vida faltaba intimidad.

Conduje a la oficina…Salí del coche sin cerrar la puerta. Tenía miedo de que atrasarme me hiciera cambiar de opinión… Caminé escaleras arriba. Jane abrió la puerta y le dije: lo siento, Jane, ya no quiero divorciarme.

Ella me miró, asombrada, y entonces me tocó la frente. ¿Tienes fiebre?, le dijo. Quité su mano de mi frente. Lo siento, Jane, dije, no quiero el divorcio. Mi vida conyugal era aburrida probablemente porque ella y yo no valoramos los detalles de nuestras vidas, no porque no nos amáramos más. Ahora me daba cuenta de que desde que la llevé a mi casa el día de nuestra boda yo tenia que sostenerla hasta que la muerte nos separara.

Jane pareció despertar de repente. Me dio una fuerte bofetada y luego dio un portazo antes de romper a llorar. Bajé las escaleras y me alejé en el coche.

En una tienda de flores del camino, pedí un bouquet para mi esposa. La vendedora me preguntó qué quería escribir en la tarjeta. Sonreí y escribí: te llevaré en brazos cada mañana hasta que la muerte nos separe.

Aquella noche llegué a casa, con las flores en mi mano, una sonrisa en mi cara y corrí escaleras arriba, para encontrar a mi esposa en la cama… Muerta.

Mi mujer había estado luchando contra el cáncer durante meses y yo estaba tan ocupado con Jane que ni lo noté. Ella sabía que moriría pronto y quería salvarme de la reacción negativa de nuestro hijo en caso de que yo siguiera adelante con el divorcio. Al menos, ante los ojos de nuestro hijo, soy un marido amoroso…

Los pequeños detalles de nuestras vidas son lo que realmente importa en una relación. No es la mansión, no es el coche, propiedad, el dinero en el banco… Esto crea un entorno que facilita la felicidad pero no puede darnos la felicidad. Así que encuentren tiempo para ser el amigo de su esposa o esposo, y esas pequeñas cosas que construyen intimidad entre los dos. ¡Tengan un verdadero y feliz matrimonio!

Si no comparten esto, nada les pasará.

Si lo hacen puede que salven un matrimonio.

Muchos de los errores que se comenten en la vida es cuando la gente no se da cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron”.

Nunca sabes lo que tienes hasta que es demasiado tarde. No te olvides de apreciar lo que tienes mientras todavía lo tienes.

¡Comparte esta historia si estás de acuerdo!