Mujer no podía tener hijos – pero cuando descubre la verdad en el hospital se le dispara el pulso

Recibir la noticia de que no puedes tener hijos cuando siempre has deseado convertirte en padre o madre, produce una terrible pena.

Brooke Williams es una de las muchas mujeres que tuvo que oír que nunca podría quedarse embarazada, en su caso, a causa de los efectos que tuvo el tratamiento que recibió de pequeña para tratar un tumor cerebral.

Una mañana, hace unos años, Brooke se despertó con un ataque terrible de dolor que le produjo temblores incontrolables. La llevaron rápidamente al hospital y allí tuvo que oír la terrible verdad.

Brooke Williams, de los Estados Unidos, despertó con terribles convulsiones que le provocaron temblores que le hicieron pensar que el cáncer había vuelto.

Brooke acudió entonces con su esposo al hospital de Utah Valley Hospital, sin embargo los médicos no encontraron ningún rastro de un nuevo tumor.

Si embargo, había algo que crecía en su interior: un bebé.

No había notado que estaba embarazada

Brooke casi no había engordado, no se encontraba mal, no había sentido ninguna señal de vida en su vientre, y como los médicos le dijeron que no era fértil, ella no nunca pensó que podía estar embarazada.

“Los médicos le dijeron que no podría tener hijos”, cuenta el sorprendido esposo a KSL.

Pero Brooke estaba embarazada. Y el embarazo estaban tan avanzado que no le faltaba mucho tiempo para dar a luz.

Dio a luz a una niña sana contra todos los pronósticos

Para gran felicidad de Brooke y su esposo, Brooke dio a luz a una niña completamente sana y bien formada.

Para muchos se trata de un milagro y ha tenido una gran repercusión en los medios.

Me puedo imaginar la inmensa alegría de la llegada al mundo de una hija que nunca pensaron que pudiese llegar a sus vidas.

Esto es una prueba de que lo que uno menos espera puede realmente suceder. Comparte para difundir esta esperanzadora historia, puede significar mucho para personas que están o han estado enfermas y piensan que nunca podrán ser padres.