Nadie podía curar las ampollas de la cara de la bebé – luego madre halla la solución que los médicos no vieron

Joanne Nevins de un año de edad llevaba sufriendo serios problemas de piel durante meses.

Pero a pesar de las múltiples visitas al hospital y varias recetas prescritas por los médicos, la pequeña no mejoraba.

Entonces la madre encontró  la cura milagrosa que hizo maravillas.

Joanne Nevin / Facebook

Educar a un hijo es todo un mundo para muchos padres. Y una persona que es consciente de ello es Joanne Nevin, de 28 años de edad. Su hija Kelisha de 1 año ha tenido problemas con la piel desde los tres meses.

Se trataba de una forma común de eccema pero su madre creía que era algo peor.

– Parecía como si le hubiera caído agua hirviendo en la piel y se hubiera quemado, explicó la madre al Independent.

Joanne Nevin / Facebook

Joanne cuenta como notaba que la gente les observaba en la calle cuando salía con la niña. Muchos se quedaban mirando preguntándose que era lo que le había pasado al bebé en la cara.

– Cuando Kelisha tenía seis meses había estado ya muchas veces en el hospital, sigue explicando la madre.

Las medicinas y las cremas que los médicos recetaban eran eficaces temporalmente. Pasadas unas semanas los síntomas volvían de nuevo.

La situación era muy complicada porque la pequeña nunca mejoraba. Ni siquiera los médicos sabían como actuar frente al problema. ¿Qué se podría hacer entonces?

Joanne comenzó a investigar por internet para ver casos similares. Y leyó que había padres que habían suministrado una crema hidratante para niños, que estaba bien de precio, llamada “Child’s Farm Baby Moisturister”. ¿Por qué no probarla? La crema costaba alrededor de 6 dólares. Así que Joanne decidió probar hasta el gel de baño.

Joanne Nevin / Facebook

Dicho y hecho. La madre utilizó la crema y el gel de baño. Y en tan solo cuatro semanas, se vio de inmediato el resultado.

La niña se deshizo de sus problemas de eccema, después de meses de curaciones fallidas por parte de los pediatras. Por lo tanto, un crema normal resolvió el problema de Kelisha.

Joanne se siente aliviada y contenta al ver que el irritante problema de piel de la pequeña desapareció. Y aunque no hay una cura milagrosa para los eccemas u otros problemas de piel, la historia de Kelisha infunde esperanza a otras familias frustradas. La solución no tiene porque necesariamente venir de los tratamientos más costosos. A veces puede resultar mejor probar el método más sencillo. ¡Comparte este artículo para advertir a los demás!