Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Nena nace con rodillas giradas hacia atrás – a los 8 años regresa al hospital y deja todo sin aliento

En 2015 Addie Bryan quiso hacer algo especial para su cumpleaños en 2015, quería hacer algo muy especial para aquellos que significaban mucho para ella.

La pequeña quería donar algo de dinero al hospital infantil de Texas Scottish Rite, en Dallas (Estados Unidos).

Era su forma de dar las gracias al hospital que tanto la había ayudado a superar tantísimos obstáculos. Addie Addie nació con el síndrome de Larsen, una malformación congénita que provoca luxación de las grandes articulaciones, las manos, los pies y la cara, y había necesitado mucha ayuda médica.

Y gracias a la comunidad local y a la generosidad de un extraño, Addie finalmente pudo entregar un cheque que dejó estupefacto al hospital entero…

Addie Addie nació con el síndrome de Larsen, una malformación congénita que provoca luxación de las grandes articulaciones, las manos, los pies y la cara.

La enfermedad es muy poco común, el síndrome de Larsen puede encontrarse en 1 de cada 100.000 nacidos.

”Cuando nació, tenía las rodillas hacia atrás y las piernas estiradas hasta la cabeza. La pequeña tenía displasia en la articulación de la cadera y uno de los pies era estaba retorcido “, comenta la madre de Addie, Julie Bryan, a WFAA.

La hija de Julie tenía apenas una semana cuando le pusieron su primera escayola para arreglar sus piernas.

Hasta los 8 años, Addie había llevado escayola casi 70 veces.

“No teníamos ni idea de si algún día podría volver a andar o a correr”, recuerda la madre Julie.

Las personas que nacen con  el síndrome de Larsen generalmente tienen algunas características faciales comunes, por ejemplo grandes distancias entre los ojos, la raíz de la nariz plana y la frente sobresaliente. La mayoría son personas más baja de lo normal en la edad adulta.

Pero gracias al trabajo duro de Addie y de su médico, ésta pudo recuperarse y mejora constantemente. Pronto Addie consiguió correr y jugaba con sus amigos, a pesar de que nadie en un principio se atrevía a creer en ello.

Cada día avanzaba en su desarrollo. Y ahora puede hacer cosas que en un principio parecían imposibles cuando era un bebé recién nacido.

Este verano, antes de cumplir 8 años, Allie se colocó en una carretera de mucha circulación en su ciudad natal de Rockwall, en Texas.

Todas las mañanas y las tardes.

”Sostiene solo un letrero que dice: En mi cumpleaños quiero reunir 6500 euros para el hospital Scottish Rite”.

Addie se situó en un cruce pidiendo una donación para el hospital infantil.

Addie quería utilizar el dinero para conseguir más prótesis y escayolas para los niños. Y parecía que iba a conseguir su objetivo ya que varios medios de comunicación se habían interesado en su historia.

Cuando varias personas supieron del esfuerzo de Addie por conseguir ese objetivo, hicieron varias donaciones.

Según WFAA, Addie ya había conseguido ella sola reunir alrededor de 20.000 dólares para el hospital.

”Y pensé…ohhh. esto ya es bastante cantidad,’” cuenta Addie a WFAA.

Pero las donaciones no paraban de llegar, llegaba dinero al fondo de Addie de todas las partes del país.

¡Llegaron varias donaciones anónimas incluso una persona privada llegó a donar 60.000 dólares!

Stephanie Brigger, vicepresidenta del Hospital Scottish Rite, se quedó “sin palabras” cuando se le hizo entrega del cheque.

Brigger cuenta a WFAA que la cantidad donada por Addie serviría para conseguir muchas escayolas y prótesis para los niños durante muchos años.

“Creo que todos los niños estarán más contentos y podrán salir del hospital más rápido”, comenta Addie.

Addie es una niña maravillosa y muy especial que ha demostrado que nada es imposible, sean cuales sean las condiciones.

¡Espero que ella te inspire de la misma manera que me inspiró a mí. Es maravilloso hacer algo por los demás, para que todos estemos mejor!

¡Comparte esta historia en Facebook si crees también que necesitamos más noticias positivas!