Niño con cáncer terminal dice: “Papá, tengo que terminar”, la promesa del padre lo deja en lágrimas

Como padre, hay algunas cosas que simplemente nunca queremos tener que discutir con nuestros hijos, sin duda lo más difícil es tener una discusión con tu propio sobre su muerte.

La idea de que tu hijo esté tan enfermo que no sobrevivirá es algo en lo que ningún padre ni siquiera quiere pensar por un segundo.

Sin embargo, la vida a veces puede ser cruel, y cuando el hijo de Bill Kohler cayó enfermo, las conversaciones sobre la muerte se hicieron inevitables.

Facebook / 4AydenStrong Foundation

Ayden tenía solo nueve años cuando le diagnosticaron una forma rara y agresiva de cáncer cerebral llamada glioma pontino intrínseco difuso (DIPG, por sus siglas en inglés).

Los niños a los que se les diagnostica la enfermedad generalmente mueren en el plazo de un año, según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

Pero las malas noticias no se acabaron ahí. Ayden no solo tenía un tumor en su tronco cerebral, tenía dos.

Como todos los padres, Bill trató de hacer todo lo posible para salvar a su hijo, pero no pudo hacer nada.

Facebook / 4AydenStrong Foundation

Su padre, Bill, era médico y había completado su formación en Irak, así que sabía mucho más que el resto de padres sobre estas cosas, especialmente sobre cómo era perder personas, simplemente no esperaba que iba a perder a su hijo.

“Yo era médico en la guerra, ya sabes, e intentas arreglar las cosas… Pero esto es algo que ni siquiera puedo llegar a tocar”.

Cuando Bill finalmente aceptó que su hijo no sobreviviría, le prometió una cosa: que haría todo lo posible por hacer que los últimos días de Ayden en la tierra fueran lo mejor que pudieran ser.

Conoció a estrellas de la lucha libre de la WWE, pasó tiempo charlando con el famoso chef Guy Fieri usando FaceTime, cazó en el bosque con su padre, fue a pescar y se unió a los miembros del equipo de los Generales de York, un equipo de fútbol semiprofesional para ayudarlos a recaudar fondos.

Facebook/BillKohler

“Mirábamos cada día e intentábamos hacer ese día el mejor de nuestra vida”, dijo la madre de Ayden, Jennifer Zeigler, a Public Opinion.

Pero finalmente el momento más doloroso llegó.

Todo era demasiado para Ayden y ya no podía ni caminar, ni comer, ni respirar muy bien …

Facebook/BillKohler

Necesitaba hablar con su padre, pero Bill esperaba que nunca tuviera que escuchar esas palabras de su hijo.

Ya no tenía la energía para continuar la pelea y le dijo a su padre: “Papá, tengo que dejarlo”.

Estas son palabras que ningún padre quiere escuchar a sus hijos, y ¿cómo podría responder?

Bill respondió de la única manera que él sabía:

“Te haré una promesa. Si has luchado tanto como puedes y tan duro como puedes y sientes que luchaste tanto…todo va a estar bien”.

Facebook

Ayden Zeigler-Kohler, de 10 años de edad, murió el 22 de marzo de 2017, menos de ocho meses después de que le diagnosticaran un cáncer infantil raro.

¿Su último deseo?

“Si la gente se reúne para recordarme, quiero que bailen, canten y tomen fotos en grupo”, dijo Ayden.

“Y si alguien me pregunta cómo quiero que me recuerden, por favor di “feliz, divertido, atlético, sabio, luchador, cariñoso y desinteresado”.

A pesar de que Ayden se ha convertido en un ángel y no permanece en la tierra, su memoria vive y permanece para siempre.

Su legado vive, la donación hecha  en su nombre para el Hospital Johns Hopkins Kimmel Cancer Center continúa pagando la tan necesaria investigación contra DIPG.

Lo sentimos mucho, qué valiente y pequeño niño fue Ayden hasta el final. ¡Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de este increíble y valiente niño!

¡Que encuentres consuelo en tus preciados recuerdos! A su padre: ¡Gracias por criar a un luchador tan valiente! ❤

¡Comparta esta historia con sus amigos y familiares!

 

 

Leer más sobre