Niño de 7 meses golpeado por un tío se niega a morir después de desconectar el soporte vital

¡Qué nadie diga que Bobby Webber no es un luchador!

En 2014, cuando el pequeño Bobby tenía tan solo 7 meses de edad, el novio de su tía, lo agredió violentamente. Durante cuatro horas fue golpeado y torturado, quedando en estado crítico, luchando por su vida.

Sus padres, Barry y Elise, estaban en su luna de miel cuando ocurrió el horrible incidente. Habían dejado a sus hijos bajo el cuidado temporal de la hermana de Elise, que estaba comprometida e iba a casarse.

Las lesiones de Bobby fueron tan graves que lo tuvieron que conectar a un soporte vital. Los médicos informaron a sus padres que lo mejor sería apagar su ventilación. Lo hicieron, sin saber que su pequeño hijo desafiaría todas las probabilidades que se le presentaban.

Barry y Elise Webber se fueron de luna de miel, y ni en la peor de sus pesadillas hubieran imaginado lo que le sucedería a su hijo Bobby de 7 meses. Lo habían dejado al cuidado de la hermana de Elise, que estaba comprometida.

Una tarde, la tía de Bobby llevó a sus hermanos mayores a ver una película, dejándolo al cuidado con su novio.

El novio, que había sido amigo de la familia durante más de una década, procedió a golpear y torturar a Bobby, causando múltiples fracturas de cráneo, una fractura en la vértebra, marcas de mordiscos en todo el cuerpo y genitales magullados.

Según Daily Mail Bobby fue ingresado de urgencias en el hospital, donde se le conectó al soporte vital. El personal del hospital aconsejó a los padres apagar su ventilación.

Sin embargo, cuando lo hicieron, para sorpresa de todos, Bobby logró seguir respirando. Hasta el día de hoy, continúa haciendo progresos notables. Apodado ‘Bobby el valiente’, el pequeño ha superado cuatro años de obstáculos, y aún no ha terminado.

Como resultado de sus lesiones, Bobby desarrolló parálisis cerebral cuadripléjica y discapacidad visual, pero su madre dice que nunca dejó que ello le deprimiera.

“Absolutamente todo lo que Bobby consigue me deja boquiabierta,” comenta según Daily Mail Australia.

Venciendo los obstáculos

“La parte más difícil es el cambio constante de posición. No puede sentarse o gatear para llegar a donde quiere estar, y confía en nosotros para ayudarlo”, cuenta la madre.

“Nunca se detiene. Tan pronto como Bobby se despierta, tenemos mucho que hacer. Le damos su primera ronda de medicamentos y tratamos de cambiarlo. Ahora está con sus entrenamientos para ir al baño y él ha avanzado mucho, lo cual es increíble”.

“Honestamente, éste es uno de sus mayores logros, y con esto se nos ha facilitado mucho la vida familiar. Nos dijeron que nunca conseguiría nada de lo que está haciendo. Y ahí lo tienes. Además su epilepsia también está remitiendo”.

Ahora con 4 años, Bobby ha superado todos los obstáculos que han surgido frente a él. No solo su epilepsia está remitiendo (tuvo su última convulsión hace tres años), sino que también asiste a Liberty Allstars Cheerleading, todos los domingos, un equipo de animación compuesto por niños con habilidades especiales.

“Esto le ha permitido participar en el deporte y así no se siente diferente”, dice Elise.

“No se siente rechazado y diferente. Formar parte de Liberty, salir en las competiciones, escuchar a todos aplaudir por algo de lo que se siente orgulloso, le ha dado mucha felicidad. Ha sido maravilloso para poder tener conciencia de su cuerpo”.

“Realmente responde muy bien a la música y ese ambiente de apoyo para mí, Bobby y Olivia ha sido una bendición. Hay personas en ese gimnasio que al inicio no los conocíamos  y ahora los consideramos amigos y parte de la familia”

Bobby es un luchador y cualquier elogio es insuficiente ante lo que hace. Este niño pequeño fue golpeado y torturado por un alma malvada que merece la pena de prisión que le impusieron. Bobby continúa siendo fuente de inspiración con todo lo que hace.

Por favor ayúdanos a elogiar todos y a cada unos de los increíbles avances de Bobby, que el mundo sepa de su fuerza. 

Comparte este artículo en Facebook para desearle a Bobby toda la fuerza del mundo.