Niño lanza un grito en la corte y el juez sabe directamente que la decisión es correcta

Al igual que muchas otras parejas jóvenes, Mandi y Tyler soñaban con formar su propia familia con hijos.

Pero los niños nunca llegaban, no lograban el deseado embarazo.

Poco podían imaginar que la vida les tenía otro milagro planeado para ellos …

Tras intentar quedar embarazada durante muchos meses, la pareja decidió contactar con un médico.

“Seguíamos teniendo esperanza, pero me di cuenta de que me costaba engordar, así que pregunté: ¿cómo podré cargar un niño en mi cuerpo?”, dice Mandi.

Mandi padece la enfermedad de Crohn, una enfermedad que causa inflamación en el tracto intestinal, y esto lo hacía todo más complicado.

Mandi y Tyler decidieron entonces adoptar. Se inscribieron en varios cursos para que su solicitud fuese aprobada y poder un día tener una familia.

Posted by Jody Hay Lindsey on Wednesday, 7 February 2018

Y llegó el día que tanto había esperado.

“La misma semana en la que recibimos nuestra solicitud aprobada, recibimos una llamada sobre Hunter. Tenía solo 8 semanas”, cuenta Mandi a People.

Pero la alegría se tornó en una montaña rusa de inseguridad, entre otras cosas porque existía el riesgo de que Hunter acabase con otra familia.

En diciembre del año pasado, llegó la decisión final: la pareja podría adoptar a Hunter. El 18 de diciembre, la futura familia se vistió para la ocasión y fue a los juzgados para firmar los documentos oficiales.

Entonces ocurrió algo, sobre lo que se ha escrito ahora en todo el mundo, y que ha hecho que miles de corazones latan con fuerza.

“Al final del proceso, justo cuando el juez tenía que anunciar el nuevo nombre legal de Hunter, Hunter se volvió hacia mi esposo y dijo: papá “, cuenta Mandi.

Las reacciones en la sala no se hicieron esperar. Todos comenzaron a aplaudir y lágrimas rodaron por las mejillas de muchos presentes.

Posted by Jody Hay Lindsey on Wednesday, 7 February 2018

Mandi y Tyler eran un poco escépticos con el programa de adopción, pero sintieron que habían recibido ayuda de arriba.

“Rogamos por ello, y parece que Dios nos dio ese empujoncito extra”.

Independientemente de lo que cada uno pueda pensar con respecto a Dios, lo cierto es que esta historia es un maravilloso ejemplo de lo que la vida nos puede ofrecer si seguimos luchando. Para Mandi y Tyler este instante va a ser un recuerdo que los va a acompañar el resto de sus vidas y que puede animar a otras parejas en la misma situación.