Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Padres se niegan a abortar, a los 3 meses madre descubre lo conmovedor en la cena

Para padres primerizos el primer hijo siempre les cambia la vida completamente.

Cuando Sara Heller tuvo su primero hijo, un niño llamado Brody – estaba feliz, pero también preocupada.

Junto con su pareja Chris Eidam habían descubierto algo diferente con Brody, desde que Sara estaba en la semana 24 del embarazo.

 

La ecografía de Sara mostró que Brody tenía un grave caso de labio leporino. En unos niños solamente es un pequeña separación en el labio.

Los padres se preocuparon mucho, pero decidieron hacer algo diferente con el prognóstico de su hijo.

Los médicos le preguntaron a la pareja si estaban seguros de que querían tener el bebé. Les dijeron que solamente había un caso en el mundo que se parecía al de Brody.

“De frågade om vi ville behålla barnet”, säger pappa Chris Eidam till Omaha News

Sara y Chris estaban convencidos de que iban a continuar con el embarazo.

Facebook/Sara Heller

Sara dice que quería cambiar la forma en que la gente ve a las personas con labio leporino.

“Está bien estar orgulloso por su hijo, no importan las circunstancias. Nosotros queríamos cambiar la forma en que las fotos de bebés recién nacidos siempre suelen ser. Queríamos crear conciencia sobre el labio leporino.”

Es durante el segundo y el tercer mes del embarazo que la cara del feto se desarrolla y las diferentes partes de la cara crecen y se juntan.

Facebook/Sara Heller

Todos los años niños por todo el mundo nacen con alguna forma de labio leporino. Expertos siguen tratando de averiguar más sobre las causas de este defecto. Pero ya se sabe que es genético en muchos de los casos.

Niños con el labio leporino pasan por muchas operaciones y muchos tratamientos para aprender a comer y hablar.

Sara y Chris, que no tenían dinero para una operación, estaban decididos. Ellos querían crear conciencia sobre el labio leporino.

Sara ha recibido varios comentarios feo en Instagram después de haber subido fotos de su hijo.

Facebook/Sara Heller

Alguien escribió:

”Cuál es el problema que tiene con su cara?

Sara dice no solamente quedó en shock con el comentario, ella tampoco estaba preparada para tener que defender la apariencia de su hijo.

Pero en cambio de ponerse brava empezó a enseñarle a otras personas sobre el labio leporino. Ella espera poder ayudar a cambiar las malinterpretaciones que la gente tiene sobre esta enfermedad.

Facebook/Sara Heller

Sara cuenta:

”Yo decidí educar, en cambio de tener confrontaciones. Así quisiera que Brody haga en el futuro también. Yo quiero que él le enseñé a otros y que sea un modelo para otros niños con el labio leoprino.”

Hace un tiempo Sara estaba afuera con Brody y unas amigas, iban a comer.

Cuando todos habían comido el camarero con cuidado puso una servilleta en la mesa. Luego Sara descubrió que en realidad era un cheque doblado. La madre lo abrió  y no lo podía creer. Ahí habían 800 dólares con una nota: “Para su hermoso hijo.”

Facebook/Sara Heller

“No pude contener las lágrimas cuando vi esto. La felicidad que sentía cuando vi esto era indescriptible”, dice Sara.

La generosa sorpresa ayudó para que Sara y Chris pudieran pagar por medicinas y visitas al médico.

La última operación ayudó a arreglar el labio de Brody.

Facebook/Sara Heller

Brody está sanando bien y lo van a operar más cuando tenga entre 9 a 12 meses.

Gracias a cirujanos Brody va poder comer y hablar en el futuro. Hasta la próxima operación los padres están muy agradecidos con el bello gesto.

Facebook/Sara Heller

Una sorpresa inesperada de un desconocido le ayudó mucho a esta familia, que necesita todo el apoyo del mundo.

Y uno se derrite viendo las fotos de este hermoso niño. ¡Con esos padres que tiene estoy segura de que Brody va a tener un futuro brillante!

¡A veces el mundo es un lugar muy lindo y el gesto de un desconocido puede hacer mucha diferencia, no se olviden de eso ahora en la Navidad!

Dejemos que la historia de Brody nos inspire, pasa este artículo para demostrar que todos los niños se merecen amor.