Perra deprimida se niega a alejarse de la tripa de su dueña embarazada – entonces ella ve que trataba de salvar su vida

Alhanna Butler, de 21 años, y su novio Ricky, de 25, viven en Doncaster, Yorkshire del Sur,  con su hijo y su perra, Keola.

Pero si no hubiera sido por Keola, un perro akita americano, Alhanna y su hijo posiblemente no vivirían hoy.

Cuando Alhanna estaba embarazada de Lincoln tenía fuertes dolores en la parte baja de la espalda.

Al ir al hospital, el doctor le alivió su preocupación diciendo que se trataba solo de un efecto secundario de su embarazo.

Facebook/Alhanna Butler

Alhanna volvió a casa y trató de seguir con su día a día. Pero no se encontraba bien y el cuerpo lo sentía diferente, lo mismo le ocurría a su perra Keola.

Keola comenzó a actuar de manera extraña. A veces solamente se sentaba y miraba a Alhanna. Siempre quería estar cerca de su dueña y se preocupaba muchísimo cuando Alhanna iba a trabajar.

Alhanna nunca antes había visto a su amada Keola comportarse de esa manera.

Facebook/Alhanna Butler

Keola omenzó a presionar el estómago de Alhanna y gemir mucho. Esta vez Alhanna escuchó la advertencia de su perra y regresó al hospital, escribe el diario británico The Mirror.

”Fue mi madre la que me llamó y me dijo: ¡escucha a la perra, trata de decirte algo!”, comenta Alhanna.

Una vez en el hospital la visita fue totalmente diferente a la anterior. Tras un control exhaustivo, Alhanna fue trasladada directamente a la unidad de cuidados intensivos.

De inmediato supo que estuvo a punto de morir.

Facebook/Alhanna Butler

Parece ser que Alhanna tenía un doble infección en los riñones, algo muy poco común. También había contraído una bacteria resistente a los antibióticos que lentamente la estaba matando por dentro.

El médico le dijo que si hubiera continuado unas semanas más sin tratamiento, hubiera muerto. Durante dos semanas estuvo debtatiéndose entre la vida y la muerte en el hospital, mientras los médicos hacían todo lo posible por salvarla a ella y a su bebé.

Los médicos tuvieron que crear un antibiótico nuevo en el laboratorio, especial para el tratamiento de Alhanna.

Y finalmente esta joven madre se recuperó y el parto se desarrolló con normalidad. Y nació Lincoln, un bebé fuerte y sano.

Facebook/Alhanna Butler

Los perros son conocidos por poder detectar ciertos tipos de cáncer y ciertas enfermedades. Hay perros que son adiestrados para descubrir formas de cáncer de piel solo con oler las lesiones en la piel.

Algunos estudios muestran que los perros pueden descubrir el cáncer de próstata solo con oler la orina.

Quizás la historia de Alhanna sea una feliz coincidencia, pero es verdad que hay muchas posibilidades de que Keola pudiera oler que algo no marchaba bien. Las cualidades de los perros son increíbles y Keola es un claro ejemplo.

Alhanna, que trabaja en la sanidad, está segura de una cosa:

Facebook/Alhanna Butler

”Estoy completamente segura de que tanto Lincoln, como yo, no estaríamos aquí ahora si no hubiera sido por Keola”, comenta Alhanna.

Esta joven madre declara que no es la primera vez que su perro muestra que posee un sexto sentido. Keola fue la primera que confirmó que Alhanna estaba embarazada.

Alhanna Butler y su chico Ricky habían tirado a la papelera una prueba negativa de embarazo. Esto era lo que en principio creía la pareja.

as
Facebook/Alhanna Butler

Pero cuando volvieron a casa unas horas más tarde, Keola había recogido la prueba de embarazo de la basura y cuando Alhanna la miró de nuevo se dio cuenta de que era positiva.

Cuando el hijo, Lincoln, nació, fuerte y sano, él y Keola crearon un inseparable vínculo.

Facebook/Alhanna Butler

¡Años más tarde Keola y Lincoln continúan siendo inseparables amigos!

No es de extrañar, ¿verdad? ¡Es maravilloso verlos juntos!

Facebook/Alhanna Butler

¡COMPARTE  para difundir esta conmovedora historia con tus amigos y familia!