Publica foto de esposa en bikini, lo que dice luego sobre su cuerpo hace que las lágrimas de miles broten

Muchas veces se critica a las mujeres por preocuparse demasiado por su figura, pero cuando analizas las presiones que reciben del mundo de la TV, la publicidad o el cine, no es de extrañar que muchas sufran en silencio.

El mensaje constante es que para ser bella hay que amoldarse a un canon de belleza que estipula que las mujeres deben ser altas y delgadas. No se tiene en cuenta que hay todo tipo de cuerpos y que no por ello son menos “sexis”.

Del mismo modo, hay hombres que conscientes de esta tiranía reivindican la belleza del cuerpo de la mujer con curvas.

 

Robbie Tripp es uno de esos hombres que nunca ha entendido porqué la sociedad trata de imponer a todos un modelo de belleza femenina.

Desde que era adolescente, cuenta que sus amigos se burlaban de él porque le gustaba el prototipo de mujer a la que todos llamaban “gruesa, con grandes curvas, bajitas, chicas promedio o gordas”.

Pero de adulto aprendió sobre el feminismo y entendió la presión a la que están sujetas millones de mujeres en todo el mundo.

Hoy tiene 26 años y está casado con Sarah Tripp, una mujer que ha aprendido a amar sus propias curvas y que es una conocida bloguera de moda.

A través de su cuenta de Instagram, que tiene más de 330.000 seguidores, se dedica a inspirar a muchísimas mujeres.

Su marido Robbie, que la ama con locura, le dedicó una carta que se ha difundido como la pólvora. Ésta decía lo siguiente:

“Amo a esta mujer y su cuerpo con curvas.

Cuando era adolescente, mis amigos se metían a menudo conmigo por mi atracción hacia las chicas más gorditas, aquellas bajitas y con curvas, chicas promedio perfectamente normales, a quienes se referían como “gorditas” o “gordas”. Entonces, cuando me hice un hombre empecé a educarme sobre el feminismo y sobre cómo los medios marginan a las mujeres retratándolas con un estándar muy acotado de belleza (delgadas y altas). Me di cuenta de cuántos hombres compran esta mentira.

Para mí, no hay nada más sexy que esta mujer de aquí: muslos gruesos, gran trasero, tiernos rollitos. Su forma y tamaño puede que no sea de portada de Cosmopolitan, pero sí lo son de mi vida y mi corazón. No hay nada más sexy para mí que una mujer que tiene curvas y confianza; esta hermosa mujer con quien me casé llena cada pulgada de sus jeans y aún así es la más hermosa de la habitación.

Chicos, piensen de nuevo lo que la sociedad les ha dicho que deben desear. Una mujer real no es una estrella porno o un maniquí de traje de baño o una actriz de cine. Ella es real. Ella tiene hermosas estrías en sus caderas y tiernos rollitos en su cuerpo.

Chicas, no se dejen engañar pensando que deben encajar con un molde para ser amadas y apreciadas. Hay un tipo allí que va a apreciarte por quién eres, alguien que te amará como yo amo a mi Sarah”.

La carta ha sido muy aplaudida por gente de todo el mundo, también de hombres que aman las curvas de sus esposas.

Es maravilloso que los hombres también den un paso adelante para terminar con al tiranía de las tallas que azota a tantas mujeres en el mundo. La belleza viene en todas las formas y tamaños y tampoco debe ser sinónimo de éxito o no de una mujer. ¡Comparte eso si estás de acuerdo!