Siameses nacieron condenados a muerte – pero míralos ahora tras la milagrosa operación

Convertirse en papás es una de las cosas más grandes que le puede a pasar una persona. Pero no es un camino de rosas.

Cuando uno se convierte en papá o mamá, comienzas las preocupaciones. Ese nuevo ser que has traído al mundo es lo más importante y tu prioridad en la vida pasa a ser su protección. Que algo le pase a tus pequeño es la peor de las pesadillas.

Por eso me puedo imaginar lo que han vivido estos padres de Costa Rica, que vieron cómo sus hijos llegaban al mundo unidos por la cabeza.

Esta es la sobrecogedora historia los siameses historia de Ezequiel y Samuel.

samuel y ezequiel
Fuente de la foto: Youtube

El 11 de diciembre de 2015 era el gran día, los gemelos Ezequiel y Samuel llegaban al mundo en Costa Rica.

Pero Ezequiel y Samuel no eran unos gemelos normales, de hecho su caso es muy inusual, habían nacido pegados por la cabeza, eran siameses.

Las nacimientos de siameses se producen en uno de cada 200.000 nacimientos, el 50% nacen muertos y el 75% de los siameses son del género femenino, lo que hace el caso de Ezequiel y Samuel aún más especial.

samuel y ezequiel
Fuente de la foto: Youtube

Desde que nacieron han estado unidos cada segundo de su vida tendidos en una cama, pero en esa cama no falta las risas, ni las atenciones y los mimos de sus papás.

Samuel y Ezequiel
Fuente de la foto· Youtube

Los pequeños, a pesar de compartir mucho, tiene cada uno su personalidad.

“Samuel es quietecito pero de pronto saca sus diablurillas. Los dos brincas, hacen ruidos, tratan de decir palabras”, cuenta su madre, Evelyn Badilla a NC once Repretel.

Samuel y Ezequiel
Fuente de la foto: Youtube

La cirugía estaba programada en los seis primeros meses de vida de los pequeños, pero la piel no se estiró lo suficiente.

Después una infección respiratoria volvió a retrasar la ansiada operación.

Sus padres rezaron mucho para que llegase la operación que los consiguiese separar. Y sus oraciones fueron escuchadas.

Fuente de la foto: Youtube

Por fin, cuando los pequeños tenían 2 años y 2 meses de vida, llegó el momento de la operación. Y esta vez nada impidió que entraran en el quirófano.

Los dos hermanitos comparten una vena que drena de sangre el cerebro, esto significa que separarlos es un proceso de muy alto riesgo, pero a la vez es la única forma de que puedan tener una vida normal.

Primero tuvieron que ser intervenidos con expansores, a base de sueros, estiraban la piel, para así poder cerrar después cada una cabecita una vez separados.

Fuente de la foto: Youtube

A las 7:30 de la mañana del viernes 23 de febrero de 2018 Samuel y Ezequiel entraron en el quirófano. Se trataba de la operación más compleja hecha jamás en el Hospital Nacional de Niños, y la primera vez que se realiza un proceso así en Costa Rica.

Fuente de la foto: Youtube

Fueron 20 horas de operación en los que vivieron momentos en los que se creyó que los hermanitos no lograrían salir adelante. Los médicos cuentan que hubo un momento especialmente crítico en el que Samuel estuvo muerto, literalmente muerto, pero de nuevo los anestesiólogos lo lograron sacar adelante.

Al estar pegados por la cabeza, lo que le pasaba a uno podía repercutir en el otro. Cuando uno de los dos estaban inestable, se le tenían que poner medicamentos y estos, inevitablemente, pasaban al otro y surgían otras complicaciones.

Fuente de la foto: Youtube

“Emocionado el corazón, porque nos llena de alegría el poder compartir hoy con ustedes este éxito sin precedentes de haber hecho una cirugía de altísima complejidad y haber logrado que estos niños salieran de la sala de operaciones y continúen su trayecto, esperamos, Dios primero, hacia la recuperación”, declaraba Olga Arquedas, directora del Hospital Nacional de Niños donde se realizó la intervención,según recoge Noticias Repretel.

Fuente de la foto: Youtube

“Gracias al poder de Dios se hizo, están separados nuestros amores. Necesitamos sus oraciones para lograr una exitosa recuperación”, declaraba la mamá de los pequeños, Evelyn Badilla, según recoge Noticias Repretel.

Ahora los médicos reconocen que la situación de los hermanitos es delicada, pero de no haberlos separado nunca iban a poder tener calidad de vida. Ahora tienen 2 años y 2 meses y nunca se han podido poner de pie, ni han podido gatear. Llevan toda su vida boca arriba. Los médicos confiesan que se reunieron muchas veces y lo discutieron infinidad de veces.

“Pero imagínense cualquiera de ustedes en esta situación, pegados de la cabeza de otra persona. Nunca iban a poder caminar ni hacer una vida, ni siquiera, aceptable”, cuentan los médicos.

Fuente de la foto: Youtube.

Tras la separación. La operación continuó con la etapa de reconstrucción con cirugía plástica, un proceso también sumamente complejo.

Y durante todos esas horas, los padres y familiares de los pequeños permanecieron en la sala de espera. Y junto a ellos el capellán del hospital, aportando una apoyo espiritual muy importante para esta familia.

Las últimas noticias que publica crhoy.com indican que, según los médicos, las posibilidades de los pequeños de sobrevivir son solo de un 20%, debido a las complicaciones surgidas tras la operación. Pero mientras haya vida, hay esperanza.

Aquí pueden escuchar las declaraciones del equipo médico tras la operación:

Comparte la historia de estos luchadores y recemos juntos para que estos pequeños valientes salgan adelante. Puedes dejar tus mejores deseos para ellos en los comentarios de Facebook.