Niña de 16 meses muere asfixiada con el cordón de una persiana – al intentar salir de su cunita

Ser padres es una de las experiencias más maravillosas de la vida, para muchos, la mejor. Pero, seamos sinceros, ser padres conlleva también preocupaciones constantes. Y es que lo peor que le pueda pasar a un padre o una madre es que le ocurra algo a su hijo.

Desafortunadamente, eso lo saben bien los padres de una bebé de 16 meses que ha fallecido por un trágico accidente en casa.

Queremos contar lo ocurrido para que todos estén informados y no vuelva a pasar.

Eran cerca de las 6 de la tarde de miércoles, 17 de octubre, cuando se produjo el fatal accidente.

La familia estaba en casa con su pequeña, en la localidad de Barajas, en Madrid. La niña estaba en su cuna y cuando los padres fueron a la habitación se lo encontraron amoratada, se había quedado sin oxígeno.

Según escribe El País, al parecer la niña se había ahogado con la cinta de una persiana, al intentar salir de la cuna.

Los padres de la pequeña, ambos médicos, han intentado reanimarla mientras esperaban la ambulancia, pero sin resultado.

Los servicios de urgencias continuaron la reanimación durante 40 minutos más, pero nada se pudo hacer por salvarla.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado de que la muerte ha sido accidental y desde el primer momento se ha descartado cualquier otra causa.

Accidentes con persianas y cortinas, más frecuentes de lo que creemos

Los accidentes con cordones de persianas y cortinas ocurren con más frecuencia de lo que pensamos.

Según la Asociación Española de Pediatría: “Los cordones de las persianas y de las cortinas propician un alto riesgo de estrangulamiento. Cuando el niño tira de la cuerda interior se puede formar una vuelta en el cordón donde el niño queda atrapado. Algunos fallecimientos se han producido porque la cuna o el corralito estaba cerca de una ventana y la cuerda era accesible para el niño. Otras veces el niño se sube a algún sitio hasta llegar a alcanzar el cordón, que se puede enroscar al cuello y provocarle el estrangulamiento, si se cae quedando colgado”, recoge el texto.

Para evitar este tipo de accidentes, la Asociación recuerda que la cuna – o trona, cama o corralito – “no debe estar cerca de cuerdas ni cables (cuerdas de cortinas, cables de lámparas…)”.

Creo que tenemos que tomarnos esta recomendación muy en serio. Te invito a pasar este artículo para que todos los padres, abuelos y cuidadores estén informados y mantengan las camitas y sillitas de los bebés alejados de cortinas y persianas. 

Nota importante: Las foto incluidas en el artículo no pertenece al caso relatado. Se trata de fotos de banco de imágenes y Youtube usadas para ilustrar el artículo.