Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Marcos apuesta sobre detalle en ropa interior de maestra, al revelar truco ella tiene que tomar el día libre

Los juegos de loterías o apuestas son algo que fascinan a muchas personas. Personalmente a mí no me atrae mucho, pero entiendo que si se hace hay que elegir de forma inteligente porque al final se trata de nuestro dinero. Esta divertida historia es un buen ejemplo de ello.

Quizá detrás de ella no se encuentra la más moral de las historias, pero se trata de una historia divertida no es real.

Durante el trimestre anterior había llegado a oídos del director que la profesora Rebeca y el alumno Marcos habían estado apostando. No era algo aceptable y ya habían recibido un aviso para que no se volviera a producir. ¡Se acabó el apostar con dinero!

Las fotos son solo ilustrativas y no pertenecen a la historia. Fuente de la foto: Shutterstock.

Pero pasados solo unos días, Marcos levanta la mano en clase y dice:

– Rebeca, me apuesto una moneda a que adivino el color de tu ropa interior.

La profesora se quedó un poco sorprendida con el comentario del nene de 7 años pero rápidamente se le ocurrió una idea para ganarle seguro al niño.

– Vale, ahora nos toca la lección de matemáticas, pero pasa por mi despacho 10 minutos después de la clase y me dices por qué color apuestas.

Mientras el niño recogía sus libros la profesora fue al baño y se quitó sus ropa interior, y fue  después a su despacho. Poco después Marcos estaba en la puerta.

– Ok, Marcos, ¿cuál es el color de ropa interior?

– ¡Roja!

– No, respondió la profesora, no es correcto, ¡no tengo llevo puesta ropa interior!

– No te creo, replicó el niño.

La profesora se sube entonces rápido la falda y le demuestra que ha ganado la apuesta.

”No tengo dinero”

– Ah, muy bien, contesta Marcos. Sígueme al aparcamiento, donde me está esperando mi papá, y así le puedo pedir la moneda, yo no tengo nada ahora.

Maestra y alumna salen juntos y se dirigen hacia el aparcamiento donde está el padre del niño.

– Su hijo y yo apostamos si podía adivinar el color de mi ropa interior, pero ha perdido porque no llevo braguitas puestas – y la profesora se lo he demostró subiéndome la falda – así que ahora me deben una moneda, le dijo Rebeca al papá de Marcos.

– Este jovencito le ha ganado a su padre. Esta mañana le he dicho que el daba 5 billetes si conseguía que hoy  viese el conejito de su profesora.

Rebeca se quedó de piedra y tuvo que tomarse libre el resto del día…

¡COMPÁRTELO si te has reído! 

 

Leer más sobre