Todos pensaban que su esposa no comía, pero luego ella se defendió

Una buena risa no solo nos anima.

Los médicos están descubriendo que puede aliviar el dolor e incluso ayudar a combatir las enfermedades.

¡Así que lee más abajo y ríete de esta brillante historia!

Una pareja de ancianos entra a un restaurante de comida rápida. Piden una hamburguesa, papas fritas y una bebida.

El anciano desenvuelve la simple hamburguesa y cuidadosamente la corta por la mitad. Coloca una mitad enfrente de su esposa. Luego cuenta cuidadosamente las papas fritas, dividiéndolas en dos montones y colocando cuidadosamente una pila delante de su esposa.

Flickr

Toma un sorbo de la bebida, su esposa toma un sorbo y luego deja la taza entre ellos. A medida que comienzan a comer sus pocos bocados de hamburguesas, la gente a su alrededor sigue mirando y susurrando: ‘Esa pobre pareja de ancianos: todo lo que pueden pagar es una comida para los dos’.

Cuando el hombre comienza a comer sus papas fritas, un hombre joven se acerca a la mesa. Cortesmente ofrece comprar otra comida para la pareja de ancianos.

El anciano responde que están bien, que están acostumbrados a compartir todo.

La gente de alrededor se dio cuenta de que la viejecita no había comido ni un solo bocado. Se sienta allí mirando a su marido comer y ocasionalmente se turna para tomar la bebida.

De nuevo, el joven se acerca y les ruega que le permitan comprar otra comida para ellos.

Esta vez, la anciana dice ‘No, gracias, estamos acostumbrados a compartir todo’.

Cuando el anciano termina y se limpia bien la cara con la servilleta, el joven vuelve a acercarse a la viejecita que aún no ha comido ni un bocado y le pregunta: “¿Puedo preguntar qué es lo que estás esperando? ‘

La anciana responde … ‘LOS DIENTES’.

¡Qué gracioso!

COMPARTE esto en Facebook si te hizo reír!