En automóvil al quirófano: la brillante idea del hospital para hacer felices a los niños antes de operarse

Seamos sinceros, a nadie le gustan los hospitales. Estar enfermo no es es nada agradable, y si además te toca pasar por el hospital y someterte a una operación, la experiencia de estar enfermo se vuelve incluso más desagradable.

Si para nosotros los adultos es una experiencia dura, imagínense para los niños.

En situaciones como esta, la actitud del personal del hospital es a veces casi tan importante como el tratamiento o la operación en sí. Sentirse bien tratado, con respecto y humanidad puede hacer que una experiencia desagradable no lo sea tanto, ¡o que incluso sea hasta divertida!

Lo que ha hecho este hospital para animar a los niños que van a ser operados, me ha llegado al corazón. ¡Qué grandes profesionales con grandes corazones!

Como padre o madre, se te parte el corazón de ver a tu pequeño en una camilla, rodado de cables, avanzando por el pasillo hasta el quirófano. Obviamente esa operación va ayudarle a ponerse bien, pero aún así, no se trata de un trago fácil, y mucho menos para ellos, que además tienen que llegar hasta el quirófano solo con la compañías de unos desconocidos en bata y con mascarilla.

Pero quizá esa triste escena tenga los días contados.

En automóvil al quirófano

La Clínica IMQ Zorrotzaurre de Bilbao ha ideado un plan fantástico para que los niños que van a ser operados lleguen al quirófano felices, la iniciativa ha recibido el nombre de: “En coche al quirófano”.

Los niños y niñas llegan hasta el quirófano conduciendo un automóvil eléctrico de juguete. De esta forma la experiencia previa a la operación es mucho más divertida y logra que los pequeños se distraigan.

Fuente de la imagen: Youtube

Según La Vanguardia desde la clínica han declarado: “El 98% de los niños y niñas hospitalizados quieren hacer uso del cochecito, yendo el 100% sin llorar y en calma”, y añaden: “El 95% de ellos se despertaron tranquilos y sin agitación tras la intervención, con la plena satisfacción de los padres”.

Fuente de la imagen: Youtube

Desde el centro dicen además que la experiencia mejora el despertar de la anestesia, disminuyendo el sentimiento de preocupación y llanto.

Los automóviles funcionan por control remoto y están dirigidos por los celadores, quienes los manejan con un mando.

Fuente de la imagen: Youtube

Los pacientes están más contentos y los padres, por supuesto, también, lo que hace que le personal se sienta muy satisfecho.

“Es una iniciativa sencilla, pero que reporta un gran valor de humanización de la cirugía pediátrica en nuestra clínica”, ha declarado el director general de la clínica IMG, el Dr. Nicolás Guerra.

A mí me parece una idea sencillamente maravillosa. Al parecer se ha puesto ya en marcha antes de otros hospitales del mundo y espero que se extienda y llegue a todos. Porque no hay nada más hermoso que ver a un niño enfermo sonreír de nuevo. ¡Comparte esta gran iniciativa con todos en Facebook!