Niño de 10 años lucha por su vida tras un terrible accidente: Entonces la mamá toma una decisión con insospechadas consecuencias

Hay un niño en Australia que acaba de dejar el hospital con un corazón nuevo gracias a Riley Moon.

Y hay un bebé que ha vuelto a nacer gracias al hígado de Riley.

Riley Moon tenía 10 años y vivía con su familia en Canberra.

En muchos sentidos su vida era como la de cualquier otro niño de 10 años, pero todo se torció. Ahora Riley va a ser recordado para siempre.

9News

Como el niño de “en medio”, segundo hijo de tres, Riley era un niño listo que sabía ver las cosas desde otra perspectiva, según su madre, Jo.

Con una hermana 16 meses mayor y un hermano 23 meses menor, la casa estaba siempre llena de vida, cuenta 9News.

Pero Riley era además un niño muy independiente al que le gusta mucho sacar a su perro Ziggy a su paseo de la mañana. Le encantaba jugar el fútbol, pero había decidido darle una oportunidad al rugby y estaba deseando probarlo.

9News

El pasado 23 februari Riley montón en patineta para ir a dejar una bolsa de fútbol a un amigo. A la vuelta iba con prisa para llegar a tiempo a casa para la cena del viernes, para Riley su familia y su perro eran lo más importante.

Pero en su camino a casa chocó contra un automóvil. Fue un accidente horrible, cuentan los medios australianos.

Cuando su madre, Jo, llegó al hospital, descubrió que la situación era muy grave. El personal de ambulancia le dijo que el pronóstico era no era nada positivo.

Riley había sufrido graves daños cerebrales, aunque llevaba casco en el momento de la colisión. Los padres se dieron cuenta de que iban a tener que decir adiós a su querido hijo.

La familia tuvo entonces que enfrentarse a una dura decisión.

Facebook

Jo y su esposo, Geoff, siempre habían estado de acuerdo con la donación de órganos y pensaron que esto sería también lo que a Riley le gustaría, ya que era un niño muy considerado y generoso.

Jo pensó también que esta decisión haría que la muerte de Riley tuviese algún sentido.

El tiempo es un punto crítico en la donación de órganos, y ellos tenían el clima también en su contra, ya que la meteorología hizo que el helicóptero despegase con retraso. Pero al mismo tiempo, gracias a eso, Jo tuvo algo más de tiempo para estar con su hijo.

Finalmente tuvieron luz verde y el plan se puso en marcha.

9News

Gracias a la decisión de los padres, tres personas fueron salvadas y tuvieron una nueva oportunidad de vivir.

Jo dijo que se trataba de una decisión muy personal que les ha ayudado a sobrellevar el dolor de la pérdida de Riley.

“Esto nos da esperanza y consuelo de que nuestro pequeño vive aún en otros”, cuenta Jo.

Son muchas las personas que esperan nuevos órganos en todo el mundo. Una persona puede, en principio, slavar 10 vidas donando sus órganos.

9News

El funeral de Riley fue hace unos días, y esa semana sus amigos, profesores y toda la escuela pudieron darle su último adiós a este pequeño tan querido. Riley vivía en una comunidad muy unida, en la que todos se conocen.

”Quiero que los niños sintiesen que no tenían que llorar solos en sus habitaciones. Se pueden reunir aquí, abrazarse y animarse unos a otros”, cuenta Jo, quien también trabaja como profesora.

9News

Muchos fueron los alumnos que se sintieron afortunados y agradecidos de haber podido conocer a Riley.

”Un alma que nos ha dejado demasiado pronto”, decía uno de los compañeros de Riley .

”Eres fantástico… Te echamos de menos…”, escribe otro.

Lo que cada persona decida al morir es algo totalmente personal y respetable, pero viendo casos como el de Rilye, no puedo evitar sentir que donar, cuando ya de nada nos sirven los órganos, es dar vida, y no puede haber nada más hermoso y generoso que dar vida y seguir vivo tras la muerte. 

Cuando pienso en las personas que van a vivir gracias a Riley, no puedo evitar sentir cómo las lágrimas acuden a mis ojos.