Padres buscan a su hija desaparecida en la tele – a los 5 años su oscura verdad se revela

Cuando Sandy y Casey Parson participaron en el conocido programa de televisión “Dr Phil” hablaron del caso de su hija adoptiva, Erica, que que había desaparecido cuando solo tenia 11 años. Sandy y Casey parecían ser unos padres amorosos que extrañaban mucho a su amada hija.

En el program la pareja cuenta que Erica había vivido con su abuela biológica cuando había desaparecido. Ellos esperaban que su hoja estuviera segura. Pero pronto las cosas empezaron a cambiar, la historia de la pareja iba resultar ser más oscura de lo que uno se podía imaginar.

El hijo mayor, James, de la familia fue él que primero denunció que Erica estaba desaparecida – y esto fue dos años después de la última vez que se viera viva. James hasta acusó a sus padres de haber asesinado a Erica y de haberla enterrado en su jardín. Algo por lo que los padres no fueron condenados.

Cuando los padres iba a explicarle a Dr. Phil por que se tardó tanto tiempo para que denunciaran que Erica había desaparecida el programa tomó un giro inesperado.

Dr. Phil entendió directamente que algo estaba mal – y trató de entender lo que había pasado. Cuando Dr. Phil va a leer el resultado del detector de mentiras la pareja de repente sale corriendo del estudio

En los papeles que Dr. Phil tenía decía que Sandy había fracasado en responder la pregunta “¿Eres responsable de la desaparición de tu hija? Aquí, en este programa transmitido en directo la vida de los padres iba a cambiar para siempre.

Después del programa la policía de nuevo empezó a investigar el caso.

Y con la nueva evidencia pudieron abrir el caso otra vez.

Durante el juicio salieron terribles detalles sobre la vida de Erica. La pareja admitió que la habían golpeado y la habían dejado sufrir de hambre – Erica era inusualmente pequeña para su edad. También admitieron que habían encerrado a su hija en un armario varias veces.

Los padres fueron condenados por el asesinato de Erica y también fueron condenados por haberla maltratado y por haber botado su cuerpo.

La vida de Erica terminó demasiado temprano – es terrible pensar que unos padres pueden maltratar a su hija de esta forma. Pero la verdad por fin se reveló.

Todos los niños merecen ser amados. Igualmente esto ocurre cada segundo, cada minuto, cada hora y cada día. En todos los países, en todas las ciudades, en todas las culturas.

El hogar de un niño tiene que ser seguro. Los niños necesitan amor, cariño y respeto. 

Te pedimos que compartas este artículo con tus amigos de Facebook para mostrar que ningún niño tiene que pasar por una situación como esta. 

 

Leer más sobre