Peligrosos ladrones entran en banco, entonces viejecito susurra 3 palabras y les hace volar en pánico

Cuando uno se hace mayor no es tan fácil estar pendiente de todo, aunque por otro lado, uno tiene más experiencia de la vida, y la experiencia, ya se sabe, es un grado.

El protagonista de esta historia sufría de los achaques propios de la edad, pero resultó que en esta divertida historia ficticia esto fue una gran ventaja. ¡Qué genial es este anciano!

Manolo y Mariana, los dos pasados los 90 años, fueron al banco del barrio para cobrar su pensión mensual y pagar las facturas, lo de hacerlo solos a través de internet no iba con ellos.

Foto: Flickr (La imagen solo ilustrativa, no pertenece a la historia).

De repente entraron en el banco 4 ladrones, con armas en las manos y gritando amenazas:

– ¡Todos al suelo o disparamos!

La mayoría de la gente entra en pánico y se tiran al suelo, pero Manolo, de 91 años, se queda de pie, inmóvil.

– ¡Al suelo, viejo! grita uno de los ladrones.

– “No”, responde Manolo tranquilamente con voz susurrante y añade: “Soy agente civil”.

– “¡Al suelo!”, repite el ladrón. ¡De lo contrario, te dispararé a ti y a todos los demás aquí!

– Dejadnos en paz, soy agente civil, susurra Manolo.

La foto es solo ilustrativa, no pertenece a la historia. Foto: Shutterstock.

Los ladrones quedaron completamente paralizados. “El terco anciano debe de decir la verdad”, piensan, así que se apresuran a salir del banco y se dan a la fuga en pánico, sin llevarse ni un billete.

Manolo permanece completamente firme e inmutable mientras los demás, poco a poco, comienzan a recuperarse del susto. Mariana se levante entonces y se abraza a su esposo.

– ¡Ha ido muy bien, querido Manolo! Pero cariño, tú eres demente y senil, no agente civil…

¡Qué héroe, este viejecito! Dale al botón de compartir para que más puedan reírse hoy con esta divertida historia.