Trabajador social vive en soledad toda su vida: Tras su muerte todos se pasman al revelarse el gran secreto

Yo creo que todos nos encontramos con un par de personas solitarias  en nuestra vida.

Son personas que suelen estar consigo mismas y no tienen muchos amigos.

A pesar de que Alan Naiman era un trabajador social, un trabajo que conlleva tratar con muchas y diferentes personas, eran muy pocos los que conocían bien a Alan. Éste nunca se casó, ni tuvo hijos.

Ninguna de las personas con las que a veces se encontraba  conocía su gran secreto.

Solo los pocos que conocían más a Alan sabían que era un persona extremadamente ahorrativa. Se arreglaba los zapatos con cinta adhesiva e iba a los restaurantes de comida rápida.

Nunca tiraba el dinero cenando en restaurantes caros.

Y hasta que Alan no murió, nadie supo porque este hombre era tan tremendamente tacaño.

Durante toda su vida, Alan trató de vivir lo más barato posible y lo mismo le pasaba al comprarse ropa o comida, buscaba siempre las ofertas. Trabajaba siempre extra para sacarse un poco más de dinero aunque no lo necesitara.

A veces tenía tres trabajos al mismo tiempo.

Alan Naiman
Facebook / WFMY News 2

El trabajador social de Washington, EEUU, sabía lo difícil que podía ser la vida para ciertos niños. También tuvo un hermano que nació con una discapacidad.

Alan apenas hablaba de su hermano y muy pocos sabían que en su juventud había tenido niños de acogida viviendo con él.

Nadie sabia que estos niños de acogida y su hermano eran la razón por la que Alan era tan ahorrativo.

Y hasta que su hermano no murió en el año 2013, él no decidió darse un poco de gusto y comprarse un auto deportivo.

Alan Naiman
Facebook / WFMY News 2

Murió con 63 años

Cuando Alan murió a los 63 años, de cáncer, fue cuando su gran secreto se descubrió.

Alan había conseguido ahorrar muchos millones al morir, dinero sobre el que tenía ya un proyecto pensado desde hacía tiempo.

Todo el dinero se destinó cuidadosamente a varias organizaciones que trabajaban para ayudar a los niños con dificultades.

Algunas de estas organizaciones no tenían ninguna relación personal con Alan pero aún así el quiso compartir con ellas una buena suma de dinero, escribe CTV News.

Y entre ellas estaba la organización de Barbarna Drennan, que ayuda a niños con drogadicción, y que recibió dos millones y medio de dólares.

Alan había contactado dicha organización hace unos años porque necesitaba ayuda para un niño. Pero Barbara nunca lo había visto personalmente.

Alan se merece que se le elogie por su increíble trabajo. Los más de 10 millones que Alan consiguió ahorrar seguro que ayudaran a muchos niños que se merecen una mejor vida. 

¡Comparte este artículo con tus amigos en Facebook para elogiar a Alan por su increíble trabajo ayudando a niños en situación vulnerable!