Trabajadora social, 51 años, muere en los brazos de su esposo, jadeando en su horrible lucha contra Covid-19

El coronavirus sigue afectando al mundo, más de 200.000 persona han muerto del virus. Pero detrás de cada muerte hay una persona – con familiares, amigos seres queridos en luto.

En Essex, Inglaterra, un esposo devastado y dos niños pequeños tienen que tratar de seguir adelante sin su amada madre y esposa.

Laura Tanner, una madre de 51 años de edad, que había había trabajado para NHS, El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, durante más de una década, murió el 1 d abril.

Ella falleció después de una terrible pelea contra Covid-19, dejando atrás a su esposo, Kevin, de 49 años, y sus dos hijos, Kian, de 13 años, y Ethan, de 23 años.

Casi después de un mes de la trágica muerte, su esposo Kevin, rompe el silencio y cuenta sobre la terrible experiencia cuando mantuvo a Laura en sus brazos durante sus últimos momentos de vida.

“Fue terrible – todavía tengo pesadillas”, le dijo Kevin a Echo News.

Fue a mediados de marzo que Kevin y Laura empezaron a tener síntomas de Covid-19. Después de casi una semana Kevin empezó a sentirse mejor, pero Laura empeoró.

Había tenido fiebre alta y Kevin se sintió obligado a llamar a una ambulancia. La ambulancia llegó, pero los paramédicos decidieron que no tenía que ser llevada al hospital. Unos días después, Laura murió.

“El hijo menor de Laura estaba en la casa en su habitación. Laura no había podido levantarse de la cama la mayoría de los días, ni comer, pero este día se había levantado y estaba caminando por las escaleras, así que bajé a verla y fue como si estuviera teniendo un mal ataque de pánico”, dijo Kevin.

Él continuó: “Estaba luchando por respirar y me estaba pidiendo que la calmara. Llamé al 999 y le di a Laura una bolsa de papel y me senté con ella, pero su respiración se hizo cada vez más y más superficial.”

“Sus ojos se volvieron pequeños y pude verlo, ella se fue y luego se desmayó. Los paramédicos llegaron en 10 minutos y cuatro de ellos trabajaron en ella durante aproximadamente una hora y luego se la llevaron. Alrededor de 45 minutos después, dos de ellos vinieron y tocaron la puerta y dijeron ‘lo sentimos mucho. Se fue'”.

Los amigos de la familia han creado una recaudación y en relativamente poco tiempo ha recaudado más de 5000 $. El funeral de Laura tuvo lugar la semana pasada en presencia de ocho familiares y amigos cercanos.

Envío mis condolencias a la familia, los amigos y los colegas de Laura. Absolutamente devastador, estamos tan agradecidos con todos aquellos en la primera línea que trabajan son la salud.

Laura, descansa en paz 🌈 🙏