Un mapache se comió la cara de Charlotte, 11 años más tarde ocurre lo que siempre había esperado

Cuando Charlotte tenía tres meses de edad le ocurrió algo terrible, algo que iba a recordar para el resto de su vida cuando se viera en el espejo.

La familia tenía un mapache domesticado. Pero una noche sus padres la dejaron en la cuna con un biberón y se derramó algo de leche, lo que hizo que el mapache se comiera parte de la cara de la niña.

Y por este motivo Charlotte se quedó sin la oreja derecha, sin la nariz, sin el labio superor y sin una parte de su mejilla derecha.

Este trágico suceso supuso que sus padres perdieran la custodia de Charlotte y su hermano. Los dos hermanos comenzaron una nueva vida con unos parientes, Sharon y Tim Ponce.

Se deprimió

Y por culpa de este terrible suceso, la vida de Charlotte no era fácil. Estaba tan desfigurada que le era muy difícil acudir a acontecimientos sociales. Y además solía estar muy deprimida.

Fuente de la imagen: Facebook/ChrisClark

Pero a pesar de tener un terrible comienzo en su vida y someterse continuamente a operaciones para reconstruir su cara, Charlotte no se quejaba nunca, informa Daily Mail.

Durante cinco años el médico Koongkirt Chaiyaste estuvo presente ayudándola. Y once años después del ataque que ocurrió en el 2003, tuvo que prepararse para la mayor prueba hasta ahora acometida.

Alegría – 11 años después

Llegó el momento de la gran operación. El tejido de cartilaginoso de las costillas de Charlotte se iba a implantar en su brazo. Y allí la nueva oreja de Charlotte iba a crecer, con la intención de reemplazar a aquella que fue devorada por el mapache.

Fuente de la imagen: Fox35

El año pasado ocurrió algo fantástico.

Hoy Charlotte tiene 15 años y durante tiempo había estado guardando unos pendientes. ¡Y después de la exitosa operación pudo ponérselos por primera vez!

Gracias a los expertos médicos, Charlotte pudo sentirse finalmente como sus amigas y otros niños.

Quiere ayudar a otros

Como mencionamos anteriormente, Charlotte era muy positiva a pesar de lo ocurrido cuando apenas era un bebé.

Pero lo más fantástico de todo es que ella de mayor quiere ser ingeniero biomédico. ¿Y por qué? Porque desea ayudar a las personas que se han quedado sin alguna parte de su cuerpo.

¡Charlotte, te deseamos lo mejor para tu futuro!

¡Comparte y elogia su enorme coraje!

 

Leer más sobre