Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La fiebre escarlatina ha vuelto. Estos son las signos de aviso que todos los padres deberían conocer

Por mucho que los padres queramos hacer que nuestros hijos no sufran, no podemos protegerlos de todo.

Es complicado estar al día de todo, sobre todo cuando se trata enfermedades poco comunes o incluso que creíamos erradicadas.

En los últimos años una de esas enfermedades ha vuelto: la escarlatina. Es importante ahora saber qué es, cómo detectarla y cómo y cuándo tratarla.

Esto es todo lo que necesitas saber para proteger y cuidar a tu hijo:

¿Qué es la fiebre escarlatina?

La fiebre escarlatina (también conocida como escarlatina) es una enfermedad que puede afectar a niños con faringitis estreptocócica o infecciones de la piel.

Una bacteria (llamada streptococcus) crea una toxina que causa dolor de garganta, hace que la lengua se ponga roja y provoca una erupción que hace que se la piel parezca papel de lija.

Shutterstock

Primeros síntomas

Normalmente la escarlatina comienza con una erupción en el pecho o el estómago, antes de extenderse a otras áreas.

Sítomas

  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Glándulas del cuello hinchadas
  • Erupciones rojas por el cuerpo
  • Picazón en la piel
  • Cara roja
  • Lengua blanca o roja
  • Fiebre alta
  • Dolor abdominal

¿Qué deberías hacer?

Como es doloroso para los niños que han contraído la enfermedad por el dolor de garganta, lo mejor es servirles comidas blandas y líquidos. Asegúrate de que tu hijo bebe mucha agua, y les puedes dar analgésicos (con supervisión médica) para el dolor de garganta y la fiebre.

Si tu hijo tiene erupciones y dolor de garganta, fiebre y glándulas inflamadas, llévalo al médico. Es especialmente importante que lo hagas si el niño tiene síntomas de amigdalitis (amígdalas inflamadas), o si alguien de su entorno lo ha padecido recientemente.

Tratamiento

El médico le prescribirá antibióticos a tu hijo para que los tome durante 10 días. Esto debería acabar con la infección, aunque las amígdalas hinchadas pueden tardar unas semanas en volver a su estado normal.

¿Se puede prevenir?

La bacteria que causa la infección de la escarlatina es muy contagiosa. Se transmite a través de la tos y los estornudos. Una infección por estreptococo también se puede contagiar por la piel.

Asegúrate de mantener los platos, vasos, cubiertos, etc. de tu hijo enfermo lejos del resto de miembros de la familia, y lávalos bien en agua caliente.

Por favor, comparte esto con tus amigos y conocidos en Facebook para que todos estén informados. Ningún niño debería tener que pasar por esto.

Publicado por Newsner.