Perro maltratado escapa de hogar negligente y corre al único lugar en el que ha conocido la amabilidad

Cuando el dulce perro, Biscuit, comenzó a aparecer en la casa de Kaylie Stogsdill, ella sabía que no podía haber estado feliz en el lugar donde vivía actualmente.

La amable Kaylie, de Coyle, Oklahoma, alimentó al perro hasta que un día dejó de aparecer.

Luego, dos años después, el mismo dulce perro apareció de nuevo fuera de su casa y Kaylie apenas reconoció la triste mirada que tenía.

Ella quedó en tanto shock que llamó a la policía.

KFOR News

Cuando Biscuit comenzó a aparecer en la casa de Kaylie, ella ya estaba muy delgada.

“Él venía a mi casa, y yo le daba comida”, le dijo Kaylie a KFOR News.

Perro flaco

A pesar de que Emma lo alimentaba, parecía que se veía peor cada vez que venía, por lo que Kaylie no tuvo más remedio que informar a la policía sobre la malnutrición de Biscuit.

Pero entonces el pobre perro flaco dejó de venir y Kaylie no lo vio durante dos años.

“Pensé que tal vez la situación estaba arreglada”, dijo Kaylie, preguntándose si el perro había encontrado un nuevo hogar o si había sido reubicado.

 

KFOR News

Dos años después, apareció un perro muy flaco en su casa y Kaylie no lo reconoció al principio.

“Una vez que descubrí quién era, que era Biscuit, simplemente no lo podías reconocer porque estaba realmente esqueletico”, dijo Kaylie.

Kaylie recogió al perro y llamó a la policía para informar de su condición. Estaba tan cerca de la muerte, se le veían todos los huesos, prácticamente sin grasa ni músculo y tenía múltiples infecciones.

Propietario abusivo

Biscuit se había escapado de su maltratador dueño y había ido al único lugar donde alguna vez le habían mostrado alguna amabilidad.

El comandante Kelly Benwart, del departamento de policía de Langston, dijo que no era raro que los animales se comportaran de esta manera.

“Si un animal se siente seguro o si un individuo se siente seguro, migrará hacia ese sentimiento de seguridad y de ser cuidado”, dijo.

KFOR News

Ahora Kaylie está cuidando a Biscuit hasta que recupere el peso óptimo y saludable.

“Creo que estábamos destinados a conocernos y por eso se cruzaron nuestros caminos”, dijo Kaylie.

 

KFOR News

Aunque tardaron dos años en reencontrarse, me alegro de que Biscuit tuviese el instinto de llegar a un hogar como el de Kaylie, quien pudo salvar a este perro de la muerte.

Por favor, comparte para rendir homenaje a todos los héroes de animales para que puedan ser reconocidos.