Último deseo de esposa moribunda va en contra las reglas del hospital, su esposo las rompe para dárselo

La muerte es algo que casi ninguno de nosotros quiere pensar, pero, y si supiera que pronto llegará su hora ¿tendría un último deseo?

Tal vez le gustaría visitar un lugar especial, o conocer a alguien ¿O tal vez abrazar a tu mascota por última vez?

La mayoría de las personas que tienen mascotas saben que los vínculos entre humanos y animales pueden ser tan fuertes como los que existen entre personas.

Aún así, no hay muchos hospitales que permitan visitas de animales.

Para algunos que están en su lecho de muerte, despedirse de su amada mascota puede ser muy difícil, a veces imposible, de organizar.

Personalmente, creo que es muy trágico. Debe haber alguna forma para que los pacientes se encuentren con sus amigos peludos sin tener que exponer a otros pacientes a los animales.

Hace unos años, un esposo compartió su historia en Reddit, donde contó acerca de su esposa moribunda y su último deseo.

Me conmovió tanto que ahora quiero compartirlo contigo.

Aquí está la feliz historia de cómo metió a su perro en el hospital para ver a su esposa moribunda.

“Mi esposa estuvo en el hospital después de una cirugía muy invasiva, que después de unos días parecía que no daba los resultados esperados. El pronóstico no era bueno. Podía hablar, pero no estaba comiendo ni bebiendo, y confiaba completamente en su terapia intravenosa y en las pastillas para el dolor. Viendo que la medicación no hacía el efecto deseado, me convenció de que metiera a nuestro perro en su habitación para poder verla ‘una vez más'”.

Maxpixel

“Nuestra perra, Bella, es una pastor australiana de 23 kilos, que cabe muy bien en una maleta de tamaño normal. La empaqué, con la tapa abierta, y la coloqué en el auto hasta que llegamos al hospital. Cuando llegamos, le “expliqué” que abriría la cremallera en unos minutos y que ella podría ver a su ‘mamá’.

Increíblemente, no ladró ni hizo ningún ruido durante el trayecto. Cuando pasé junto a las enfermeras de la recepción, les dije que simplemente estaba trayendo algunas cosas para hacer que mi mujer se sintiera más cómoda. ‘No hay problema’, dijeron.

Cuando entramos en la habitación, mi esposa estaba dormida. Abrí la maleta, y Bella saltó de inmediato a la cama, y ​​se tendió con cuidado sobre su pecho, evitando de alguna manera los cables y la terapia intravenosa.

Se colocó donde podía mirar directamente a los ojos de mi esposa, y se quedó completamente quieta, hasta veinte minutos más tarde, cuando despertó mi esposa y comenzó a quejarse del dolor.

Bella inmediatamente comenzó a lamerla, y gimió silenciosamente, como si supiera que ladrar podría acabar con nuestra tapadera. Mi esposa la abrazó por casi una hora, sonriendo todo el tiempo.

Una enfermera nos vio,  estaba tan emocionada que ella prometió no contarlo. Cuando mi esposa finalmente se volvió a dormir, cargué a Bella de vuelta en la maleta, y ella se mostró tímidamente agradecida.

Mi esposa falleció tristemente unos días después, y ahora, cada vez que agarro cualquier maleta, Bella cree que la volveremos a ver.”

Shutterstock

¡Estoy tan contento de que mi mujer haya tenido la oportunidad de ver a su amada perra por última vez! Todos deberían tener su último deseo cumplido, y no tener que disimular para poder lograrlo.

¡Por favor, comparte esta triste pero hermosa historia con todos tus amigos que aman a los perros y entienden lo importantes que son para nosotros!