Veterinario libera al caballo cruelmente encadenado – no esperaba esta hermosa respuesta

Los casos de crueldad hacia los animales siempre son desgarradores, pero estoy muy agradecido a los héroes de los animales que dedican sus vidas incansablemente a hacer cambios positivos en el reino animal.

En Rumanía, es muy habitual ver a los caballos salvajes con sus patas delanteras o traseras encadenadas para evitar que escapen.

Cuando un veterinario de la organización Four Paws liberó a uno de estos preciosos animales de sus terribles cadenas, recibió un hermoso agradecimiento.

Un video que muestra el momento en el que el veterinario de Four Paws, Ovidiu Rosu, pudo liberar a un caballo de sus terribles cadenas se convirtió en viral… pero fue la reacción del caballo lo que conmovió a la red.

Al principio el caballo estaba comprensiblemente nervioso, pero Ovidiu se tomó su tiempo y su esfuerzo fue agradecido por otro animal.

Mientras el veterinario trabaja para calmar al caballo y quitarle las dolorosas cadenas, que han dejado marcas en las patas del caballo, un miembro de la manada se adelanta y le toca la nariz, como para agradecerle que haya ayudado a su amigo. Es tan conmovedor…

La buena noticia es que Four Paws ha venido realizando este trabajo de rescate de animales durante años. El vídeo muestra lamentablemente, que esta es “una práctica típica en ciertas zonas de Rumanía .. unir las patas delanteras o traseras de los caballos con cadenas”.

Según Animal Channel: “Los tártaros trajeron estos caballos por primera vez a Rumanía hace entre 300 y 400 años. Luego los tártaros se desplazaron dejando atrás a estos caballos que comenzaron a vagar libremente por el área. En 1989 muchos caballos también fueron puestos en libertad, después de que las cooperativas agrícolas de la zona se separaron. Esto llevó a un gran auge poblacional, y para 2010 había hasta 1.500 caballos viviendo en el Delta del Danubio “.

Los caballos terminaron mudándose a la zona protegida del bosque de Letea, donde su número se hizo excesivo y los ambientalistas y las autoridades locales propusieron sacrificar a un número de ellos para controlar ese aumento.

Four Paws intervinó y se ofreció a llevar a cabo un programa proporcionando anticonceptivos a las yeguas para ayudar a controlar su procreación. Sus esfuerzos han dado sus frutos, ya que el censo aéreo realizado en 2017 mostró que había menos de 500 caballos en el Bosque de Letea.

La organización también vacunó a los caballos y comenzó a quitar esas dolorosas cadenas que se habían convertido en una práctica habitual de la gente de la zona.

Mira el siguiente vídeo donde se ve el trabajo realizado por Ovidiu y su equipo. A partir del segundo 30 puedes ver el rescate.

Por favor, comparte el maravilloso e importante trabajo que esta organización realiza. Ningún animal se merece sufrir de esa manera. ¡Comparte si estás de acuerdo!