Padre enfurece cuando el hijo le piude dinero – pero al revelarse la verdad las lágrimas explotan

Algunas historias lo conmueven a uno más que otras. Y cuando eso ocurre la historia normalmente tiene un mensaje importante.

Esta es justa una de esas historias ficticias. Empieza bastante inocente, con un niño que le pide a su padre un poco de dinero – pero cuando él se entera para qué quiere el dinero no puede contener las lágrimas.

El autor de la historia desafortunadamente es desconocido, pero me puso a reflexionar mucho y por eso me pareció que valía la pena difundirlo con todos. Puedes leer la historia aquí abajo, y su tú también quedas conmovido con el mensaje estás con todo el derecho de seguir compartiendo la historia. Porque te puedo asegurar de que hay personas por allá afuera que necesitarían leerla.

pojke tittar ut genom fönster
Fuente de foto: Shutterstock

Todo empieza con que el papá llega a la casa del trabajo bastante tarde. El está cansado y un poco irritado cuando se encuentra con su hijo de 5 años, que lo ha estado esperando en la puerta.

El hijo: ¿Papá, te puedo preguntar una cosa?
El papá: ¿Si, qué pasa?
El hijo: ¿Papá, tu cuánto ganas por hora?
El papá: Tu no tienes que ver con eso, ¿por qué preguntas eso?
El hijo: Sólo quería saber, ¡cuenta cuánto ganas por hora!
El papá: Si absolutamente quieres saber gano 20 dólares por hora.
El hijo: ¡Uy! ¿Entonces me puedes dar 10?

El papá se puso muy irritado y respondió: Si la única razón por la cual quieres dinero es para comprar cualquier juguete o otra mierda, entonces te puedes subir a tu cuarto y acostarte de una vez. ¡Piensa en porque eres tan egoísta! Yo trabajo duro cada día para ganar dinero y tu te portas así.

El pequeño niño entró a su cuarto y cerró la puerta.

Después de un rato el hombre se sentó, y se puso aún más bravo con la pregunta del niño. “¿Cómo se atreve a preguntar de esas preguntas sólo para que le den dinero?”, pensó para sí mismo. Después de alrededor de una hora empezó a sentirse un poco mal. “¿Tal vez necesitaba esos 10 dólares para algo especial? Muy raramente pide dinero…”

Él subió al cuarto del niño y abrió la puerta.

El papá: ¿Mi hijo, estás dormido?
El hijo: No papá, estoy despierto.
El papá: Yo he pensado un poco, tal vez fui muy duro contigo antes. A sido un día largo y dejé que mi frustración te afectara. Aquí tienes tus 10 dólares que pediste antes.

El niño se sentó y sonrió, “ay, gracias papá”. Luego el hijo alzó su almohada y sacó unos billetes arrugados.
El papá vio que el niño ya tenía dinero y empezó a ponerse bravo otra vez.

El papá: ¡¿Por qué querías dinero si ya tienes tanto?!
El pequeño niño empezó a contar su dinero y miró a su papá.
¡Porque no tenía lo suficiente pero ya lo tengo! Papá, ya tengo 20 dólares, así que ahora puedo comprar una hora de tu tiempo, dijo el niño y le dio el dinero al papá. ¡Por favor llega temprano mañana, yo quiero comer contigo!

La respuesta dejó al padre con mucha tristeza. Él abrazo a su hijo y le pidió que lo perdonara.

far och son
Bildkälla: Shutterstock

Unas de las cosas que muchos arrepienten en el lecho de muerte es que hemos trabajado mucho y perdido mucho del tiempo más importante y significativo 

Esta historia es un recordatorio importante para todos los que trabajan duro. Si morimos mañana la empresa donde trabajamos nos puede reemplazar en poco tiempo – pero nuestra familia y amigos van a sentir nuestro vacío por el resto de la vida. 

Cuídense mucho antes de que sea demasiado tarde – y compartan este importante recordatorio con todos los que conocen, ¡para que también piensen en valorar lo que es importante en sus vidas!

 

Leer más sobre