2 amigas íntimas se llevan la sorpresa de sus vidas: una prueba de ADN revela la verdad 40 años más tarde

Ciertos hermanos tienen una relación tremendamente cercana, pero no es necesario tener vínculos de sangre para convertirte en inseparable de otra persona.

La historia de Holly Hoyle O’Brien y Megan Hughes bien podía haberse sacado de una película, pero de manera increíble esto pasó en la vida real.

´Holly Hoyle O’Brien y Megan Hughes eran dos mujeres que trabajaban juntas en un hospital en Sarasota, en Florida. Compartían turno y compartían mucho, mucho más…

Al principio eran colegas de trabajo y  desarrollaron una rápida amistad porque tenían una edad similar, parecidos intereses y se llevaban increíblemente bien.

”Hicimos un curso juntas. Nos vimos un día y de inmediato nos fijamos la una en la otra y nos pusimos a hablar de nuestro pasado”.

Comenzamos a ir a comer junta y nuestras conversaciones nos llevaron a descubrir la de una de la otra.

Muy pronto Holly y Megan se dieron cuenta de que tenía mucho más en común de lo que tenía las amigas “normales”. Las dos habían nacido en Corea. Las dos fueron adoptadas y fueron llevadas a EE UU cuando eran niñas. Y las dos tenían el mismo apellido.

”Pregunté a Holly cuál era su apellido en Corea y me dijo “Shin”, y contesté: “Madre mía, yo también me apellido así”, cuenta Megan.

Facebook / ABC Tampa Bay

Y entonces las dos tuvieron la misma intuición. Las dos tenía una hermana de la que se separaron al ser adoptadas. Pero no sabían cómo encontrar a su perdida alma gemela. Tanto Holly como Megan casi habían desistido en su búsqueda, hasta ese momento.

Pero por pura casualidad, resolvieron este enorme misterio de sus vidas.

“Durante todo este tiempo, miles de preguntas han rondado en mi cabeza: ¿Todavía tengo una hermana? ¿Tengo un padre y una madre? cuenta Holly a The Telegraph.

El siguiente paso era hacerse la prueba de ADN, lo que muy pronto confirmó lo que en su interior sospechaban: Holly y Megan eran hermanas y había estado 40 años separadas.

Increíble ¿verdad?

Sorprendentemente crecieron muy cerca, pero al mismo tiempo muy lejos la una de la otra. Holly encontró un hogar y familia en Kentucky. Y la familia adoptiva de Megan vivía en el estado vecino de Virginia.

Y a pesar de que no se encontraron nunca en estos 40 años, sus carreras tomaron caminos parecidos en sus vidas, lo que las llevaría a terminar trabajando codo con codo en el mismo hospital.

”Yo sabía en mi interior que ella se encontraba en algún lugar. Nunca perdía la esperanza de encontrarla. Y ahora que lo he hecho no he parado de llorar. Llorar y llorar”, dice Megan.

ORPANED SISTERS SEPARATED IN KOREA 40 YEARS AGO REUNITED AFTER GETTING JOBS AT SAME U.S. HOSPITAL In a miraculous…

Posted by Matthew Manning (UK Healer) on Friday, 16 October 2015

Mucha gente desea que su mejor amigo sea su hermano o hermana, y en este caso era la realidad misma. Es maravilloso que las hermanas sean también amigas.

Imagínate si dos personas que se odian en el trabajo, descubren que son hermanos….

Muchos no llegan probablemente a encontrar nunca a su hermano “perdido”. Piensa que Megan y Holly se encontraron por pura casualidad. ¡Esto es maravilloso!

Historias como estas confirman una cosa: la fuerza de la familia. Cuando hermanos separados durante muchos años se reencuentran, suelen tener casi siempre unos lazos muy fuertes e irrompibles.  

¡Comparte esta bella historiad con tus amigos y familia!