Abuelo comía y se sentía muy solo – hasta que este camarero decidió acompañarlo y fue maravilloso

Lamentablemente, para muchos la vejez viene acompañada de una enorme soledad. Muchos abuelos se ven relegados a vivir dependientes de otros, sintiéndose poco útiles y sin nadie que se tome el tiempo de hablar con ellos.

Escuchar a una persona mayor puede a veces requerir de mucha paciencia, con constantes olvidos o repeticiones, pero todos deberíamos tomarnos el tiempo de sentarnos a hablar con ellos, descubriríamos historias maravillosas o al menos habremos ayudado a alegrar mucho el día de otro ser humano.

Un hombre de 91 años se encontraba solo en un restaurante Eat’n Park en Pensilvania, Estados Unidos, cuando uno de los camareros, Dylan Tetil, fijó su atención en él.

Se dio cuenta de que el anciano parecía muy solo y decidió sentarse un rato a acompañarlo.

Ambos iniciaron una larga conversación, donde el hombre le explicó que era veterano de guerra y no dejó de hablar, notándose lo mucho que había necesitado un poco de compañía.

El anciano se disculpó con Dylan diciendo que “estoy solo ahora y no tengo a menudo alguien con quien hablar”.

Gepostet von Lisa Meilander am Samstag, 17. August 2019

Una mujer que se sentaba cerca llamada Lisa Meilander, vio la tierna escena mientras comía con su familia y decidió tomar fotografías que luego compartió en redes sociales.

The elderly gentleman was seated in the booth directly across from my family as we ate dinner Saturday night at Eat'n…

Gepostet von Lisa Meilander am Samstag, 17. August 2019

El post iba acompañado del texto siguiente:

“El anciano caballero estaba sentado en la cabina justo enfrente de mi familia mientras cenábamos el sábado por la noche en Eat’n Park en Belle Vernon. Realmente no lo vimos entrar. Pero nos dimos cuenta cuando nuestro camarero, Dylan, se arrodilló para mirarlo a los ojos mientras se preparaba para tomar su orden. El hombre se disculpó por no escuchar demasiado bien. Se había olvidado de poner sus audífonos. Habló sobre cómo perdió la audición durante su tiempo en la guerra. Tenía 91 años y muchas historias que contar. Dylan escuchó pacientemente y le prestó toda su atención.
Finalmente, el hombre se disculpó por hablar tanto. “Estoy solo ahora”, dijo, “y no tengo a menudo alguien con quien hablar”. Dylan sonrió y dijo que le gustaba escuchar. Luego lo ayudó a averiguar qué pedir y se fue para llevarlo a la cocina. Fue un sitio conmovedor. Quería una oferta para pagar la cena del hombre, pero antes de que pudiera llamar a Dylan, un hombre sentado en una cabina cercana le pidió a Dylan que le trajera su cheque. “Alguien ya se encargó de eso”, sonrió Dylan. Supongo que no fuimos los únicos que escucharon la conversación.
Después de que el hombre recibió su comida, Dylan volvió para decir que estaba en un descanso. Preguntó si podía sentarse con el caballero mientras comía. Cuando salimos del restaurante, los dos conversaban y mucha gente sentada cerca sonreía. Fue una vista conmovedora.
Con todas las historias negativas sobre nuestra juventud de hoy, este fue un soplo de aire fresco. Me pregunto si hubiera sido tan amable y atento si hubiera trabajado allí. Una cosa es segura, si alguna vez estás en Eat’n Park en Belle Vernon, pregunta por Dylan. Si él es su camarero, seguramente obtendrá un excelente servicio”.
Una buena cosa de las redes sociales es que ahora llegan a nuestros oídos esas buenas acciones llenas de amor y generosidad que suceden en nuestro día a día.
¡Un aplauso para este camarero que ha demostrado tener un corazón enorme! Todos deberíamos tratar de ser más amigables con nuestros ancianos y tomarnos el tiempo de explicar sus historias. Nadie debería sentirse solo. Por favor, comparte esta historia si estás de acuerdo.