Bebé de 19 meses muere trágicamente: 5 días más tarde madre nota algo patalear en el estómago

Perder un bebé es lo peor que le puede pasar a unos padres. Es una tragedia que les va a acompañar el resto de sus días. No importa cual sea la causa de la muerte, el vacío estará presente cada segundo.

Y algo quizá peor que eso es perder a un niño por culpa de un accidente que se podía haber evitado.

Incluso si no es culpa de nadie, el sentimiento de culpabilidad y de vergüenza seguirá presente durante mucho tiempo. Y esa sensación de que se podía haber evitado o se podía haber actuado de manera diferente te da vueltas en la cabeza cada noche.

Algunos que saben lo que significa perder a un hijo son Bode y Morgan Miller.

Cuando su hija Emmy tenía solo 19 meses se cayó en la piscina del vecino y se ahogó.

Bode y Morgan quedaron devastados y no sabían como iban a poder superarlo. La vida sin Emmy no significaba nada, carecía de valor.

Pero justo cuando el dolor les estaba devorando, el ángel de Emmy les vino a visitar de la manera más dulce.

Justo antes de perder a su hija, Bode y Morgan supieron que esperaban un niño.

A pesar de que estaban contentos por su nuevo embarazo, no era fácil traer a un nuevo bebé al mundo justo cuando acababan de perder uno. No tenían ni idea de que Emmy cuidaba de su pequeño hermano todo el tiempo.

Ya en la primera ecografía tras la muerte de Emmy, Body y Morgan se dieron cuenta de lo mucho que a Emmy le importaba su pequeño hermano aún no nacido.

El bebé fue captado en una imagen. Y los dos padres se quedaron atrapados tras ver la imagen de la ecografía.

View this post on Instagram

When we walked out of the hospital without our Emmy, despair and uncertainty surrounded us. The parting words from the medical staff, in those early hours after we lost our baby Emmy, was to check on the baby in my tummy. So, 5 days after losing her, I reluctantly had the ultrasound tech come check on the baby growing in my belly. To step into my future without my daughter felt like a dagger to my heart. How can life change so quickly? During the last ultrasound, my baby Emmy lay in my arms wondering what she was looking at on the screen. And, now, she was gone. This time, I asked the tech to be quick. She asked if I wanted a 3D image to which I replied, “no.” She swiftly maneuvered the wand around my stomach, checking on all parts. As she viewed the baby’s profile, she told me, “I know you don’t want a 3D image but this is a perfect angle and I feel like I need to do one. I will be quick.” As the screen switched over to 3D imaging, I saw my sweet baby’s face. He looked so much like my other babies: just like Bode with that sweet nose and those full lips. But as quickly as I saw this new baby, my eyes moved to the angel lying to the right of his face, holding him, arms around his neck. Almost as if to say, “It’s okay. I’m here. It’s going to be okay. I love you.” I hold onto this picture as a clear sign that my son knows his sister. That my baby girl Emmy is still with us. And now that our sweet baby boy is here earth side, he now holds her.

A post shared by Morgan Miller (@morganebeck) on

Morgan decidió compartir la imagen en Instagram para que muchos vieran la carita que tendría el futuro bebé.

Y ella escribió lo siguiente:

”Cuando fuimos al hospital sin Emmy nos sentimos aturdidos e inseguros. Lo que nos dijo el personal del hospital, tan solo unas horas después de perder a Emmy, era que viéramos como estaba el bebé que tenía en la tripa.

Y cinco días después de perderla, fui a hacerme sin ganas la ecografía  para ver como estaba el bebé que crecía en mi interior. Pensar en un futuro sin mi hija, era como si alguien me metiera un cuchillo en el corazón. ¿Cómo podría cambiar la vida tan rápidamente? 

En las últimas ecografías, Emmy estaba sentada entre mis brazos y me preguntaba que era lo que se veía en la pantalla. y ahora ella ya no está…”

“Esta vez le pedí al médico que hiciera la ecografía más deprisa. Me preguntó si quería una foto en 3D y le dije que “no”. El médico apoyó el mando sobre mi tripa para ver todos los detalles y cuando vio el rostro del bebé me dijo:

 – Ya sé que no quieres ver ninguna foto en 3D pero ese ángulo es perfecto y siento que debo tomar una foto. Lo hago deprisa”.

Ví a un ángel

“Cuando la pantalla mostró la imagen en 3D vi el rostro de mi lindo bebé. Se parecía a mi otra hija. Igual que Bode con esta preciosa nariz y esos labios carnosos. 

Y después de ver la cara de mi futuro bebé, me fijé en el ángel que estaba a la derecha de la cara del bebé, que tenía sus brazos alrededor de su cuello. 

Como si ella dijera: “Todo está bien. Estoy aquí y todo va a salir bien. Te quiero”. 

Me agarré a esa fotografía como un signo claro de que mi hijo conocía a su hermanita. Nuestra amada Emmy todavía sigue con nosotros. 

Y ahora que nuestro hijo ha nacido es él quien la mantiene presente entre nosotros.”

View this post on Instagram

My little belle of the ball

A post shared by Morgan Miller (@morganebeck) on

Nadie va a devolver a Emmy a sus padres ni llenar el vacío que dejó en el corazón de Morgan y Bode. Pero de alguna manera la foto fue una señal que mostró que Emmy seguía allí con su familia y la cuidaba desde el cielo.

No puedo pensar en nada peor que perder un hijo. El vacío y la sensación de incomprensión es impresionante. Independientemente de si se cree o no en los ángeles opino que todas la señales que muestren que un ser querido muerto se encuentra bien, son buenas y debemos tenerlas en cuenta. 

¡Comparte este artículo con tus amigos de Facebook para que muchos puedan ver esta increíble imagen!