Bebé de 3 semanas tiene convulsiones y deja de respirar tras viaje de 2 horas en auto: Ahora la mamá advierte a los padres

Hay pocas cosas peores que ver a tu bebé luchar por su vida.

Esa fue la desafortunada circunstancia que vivió la madre escocesa Kirsti Clark, de 28 años, y su esposo Christopher Clark, de 29, el 4 de abril de este año. La pareja había decidido a pasar un día con sus hijas, Malena, de tres años, y Harper, de tres semanas, pero el viaje se convertiría en una pesadilla.

Tuvieron un largo viaje a casa debido al tráfico de la hora pico, y después de acostar a Harper en su tapete de juego cuando llegaron, al instante se dieron cuenta de que algo andaba mal. Los labios de Harper se habían vuelto azules, su mandíbula estaba cerrada y espuma blanca le salía por la boca y la nariz. Kirsti ahora tiene una advertencia para todos los padres…

El 4 de abril debería haber sido una salida familiar ideal para Kirsti y Christopher; la pareja partió a las 2:30 para una tarde de compras con sus dos hijas pequeñas.

Alrededor de las 6:30 partieron para casa. El viaje duró 1 hora y 45 minutos, con Harper abrochado a su asiento como siempre. Cuando subieron, la niña de tres semanas pasó otros 15 minutos en su asiento mientras Kirsti y Christopher ponían a Malena en la cama.

Cuando la pareja se llevó a Harper de su asiento del automóvil, detectaron los síntomas terroríficos e inmediatamente la llevaron rápidamente al hospital.

“Cuando llegamos a casa ya había pasado la hora de dormir de Malena, así que trajimos a Harper en su asiento y ella se quedó allí por 15 minutos mientras metíamos a Malena en la cama”, dijo Kirsti, según el Daily Record.

“Mi marido sacó a Harper y la puso sobre sus rodillas, pero parecía que no podía ponerse cómoda así que la acostó sobre su estera y estaba dando vueltas.

“Le dije que sus labios se veían azules y luego señaló cuán rojas estaban sus mejillas. Él la levantó y pude ver de inmediato que algo andaba mal”.

Facebook / Coelho DA Princesa FM

A pesar de los temores de Kirsti ante la idea de perder a su bebé, los médicos del hospital pudieron resucitar a Harper. Advirtieron a los padres que los bebés que pasan más de una hora en el asiento del automóvil corren el riesgo de sufrir de falta de oxígeno. Resultó que Harper había sufrido una convulsión como resultado de los niveles de oxígeno cayendo en picado. Cuando pusieron al bebé en el suelo, el aumento repentino de oxígeno hizo que se descompusiera.

Ahora, Kirsti hace todo lo posible para advertir a otros padres sobre lo que ella cree que es un peligro relativamente oculto: “Cuando el médico nos dijo que era el asiento del automóvil, no lo podía creer. Pensé “no’ no podía. No entiendo por qué nadie nos lo había dicho nunca.

“Obviamente habíamos oído acerca de no mantener a los bebés sentados en el asiento del automóvil durante la noche porque causa una curvatura de la columna vertebral, pero no es algo así”.

“Cuando mi niñita era bebé hicimos viajes de cuatro horas para visitar a la familia en Cornualles y nunca habíamos tenido ningún problema”.

“Los doctores nos dijeron en el hospital que por lo general es un problema con los bebés prematuros, pero Harper es una niña grande. Pesaba 8 libras y 5 onzas cuando nació y mide 8 libras y 9 onzas ahora”.

“Después de entender que esa era la razón, Christopher y yo nos sentimos tan enojados con nosotros mismos, sentimos que le hicimos esto a nuestro bebé. Fue horrible”.

“Pero hemos hablado con tanta gente y nunca habían oído hablar de eso tampoco y algunas personas tienen opiniones contradictorias sobre el tema”.

“Es por eso que sabíamos que teníamos que compartir lo que le sucedió a Harper porque los padres deben saberlo. Tan solo dos horas en un asiento para el coche y podríamos haberla perdido, es aterrador”.

“Le diría a todos los padres que vigilen a sus bebés con mucha atención y, si no es necesario que estén en el asiento del automóvil, sáquenlos porque no vale la pena lo que tuvimos que pasar.

“Cuida a tu bebé y conoce a tu bebé. Si algo no parece del todo correcto, llévalos directamente al hospital”.

Afortunadamente, Harper pudo recuperarse por completo y está perfectamente sana, pero la situación podría haber sido mucho peor si las cosas hubieran sido diferentes. Afortunadamente, Kirsti y Christopher actuaron rápidamente tan pronto como se dieron cuenta de que algo andaba mal, y los médicos del hospital pudieron salvar el día.

¿Sabía usted sobre el peligro que representa para los bebés quedarse demasiado tiempo en un asiento de automóvil? Comparte esta historia y difunde la palabra a familiares y amigos. ¡Podría salvar una vida joven!

 

Leer más sobre