Escuela castiga a niña por haber pegado a niño: La mamá se da cuenta de la verdad y corre a ver al director

Como padre uno trata de enseñar a los niños a ser amables, considerados e independientes como personas. Pero no siempre es fácil.

Por su puesto hay que ser estricto con los niños cuando estos hacen algo que no está bien. Pero también se debe apoyar y defender a nuestros hijos cuando lo necesitan.

Y esto es lo que realmente esta madre hizo.

No sé si todos los detalles de la historia son ciertos pero la idea general de la historia es lo que cuenta.

Incluso si no me parece bien utilizar la violencia, hay situaciones en las que por defensa propia es necesaria. Lee aquí abajo la historia de la madre y lo que ocurrió en la escuela de su hija.

(Trabajo como enfermera en las urgencias de un hospital. No podemos tener con nosotros el móvil cuando trabajamos y lo guardamos en nuestra taquilla personal. Si quiero hacer llamadas privadas debo hacerlo a través de la recepción del hospital)

Todo comenzó cuando me llamaron a la recepción: “Es la profesora de tu hija. Ha pasado algo con ella. Quieren que vayas a la escuela lo antes posible”.

Yo: ”¿Está enferma o se ha lesionado? ¿No pueden esperar hasta que termine mi turno en dos horas?

Profesora: ”Su hija ha pegado a otro alumno. Hemos tratado de llamarla durante 45 minutos. Realmente es un tema serio y nos gustaría que viniera lo antes posible”.

(Me fui a la escuela y busqué la oficina principal de la escuela. Allí estaba mi hija sentada, su profesora responsable, un profesor, el director y un chico con la nariz ensangrentada y la cara roja. Los padres del muchacho también estaban presentes.

Pixabay

El director: ”(Mi nombre), ¡Qué bien que finalmente pudo venir!

Yo: ”Si, puede haber bastante trabajo en las urgencias donde estoy. Me he pasado las últimas horas cosiendo 40 puntos a un niño de 7 años que había sido golpeado por su madre con utensilio de metal. Luego me vi obligada a hablar con la policía sobre el suceso. Siento que hayan tenido que esperar”.

(El director trató de disimular su vergüenza. Luego me cuenta lo que pasó.

El chico había intentado desabrochar el sujetador de mi hija y ésta le golpeó en la cara dos veces. Sin embargo, tenía la impresión de que todos estaban más enojados con mi hija, que con el muchacho.)

Yo : ”Oh.. ¿Y ahora quieren saber si le voy a denunciar por acoso sexual contra mi hija? ¿O si voy a levantar cargos contra la escuela porque le permitió atacar a mi hija?

(Todos en la sala se quedan completamente cohibidos y comienzan a murmurar entre ellos).

El profesor: ”Yo no creo que sea para tanto…”.

La representante de la clase: ”No debemos exagerar”.

El director: ”Yo creo que aquí hay un mal entendido”.

(La madre del muchacho comienza a llorar. Me giro hacia mi hija y le pregunto lo que realmente pasó).

La hija: “Empezó a toquetear mi sujetador. Le pedí que parara y se negó. Se lo dije a mi profesor y me dijo que ignorara al chico. Pero éste no paraba y me desabrochó el sujetador entonces fue cuando le pegué. Y es cuando me dejó en paz”.

Pixabay

(Me dirigí a su profesor)

Yo: ”¿Le permitió al chico hacer eso? ¿Por qué no se lo impidió? Acérquese y déjeme tocarle entre sus piernas.

El profesor: ”¿Cómo? ¡No!”

Yo: ”¿Significa que para usted esto es improcedente? ¿Por qué no se acerca a la representante de clase y le desabrocha el sujetador ahora? O me lo desabrocha a mí? ¿Piensa que porque es una niña la situación es diferente?

El director: (Mi nombre). ¡Con todos mis respetos, su hija ha golpeado a otro alumno!

Yo: No, ella se defendía de un acoso sexual por parte de otro alumno. ¡Míralos! El mide 1,80 cm y pesa 75 kilos. Ella mide solo 1,50 y pesa 40 kilos. Él es más alto y el doble de grande que ella.

¿Cuántas veces debe permitir que el muchacho se comporte con ella de esa manera?

Nunca le hubieran permitido comportarse de esa manera con una profesora o una empleada. Y sin embargo lo permiten cuando se trata de una chica de 15 años. No lo llego a comprender. Voy a informar a las autoridades. Y tú (dije girándome hacia el muchacho) si te vuelves a acercar a mi hija otra vez…entonces me encargaré de que te arresten por acoso sexual. ¿Lo has entendido?

(Estaba tan enojada que recogí todas las cosas de mi hija y salimos de la habitación.

Después informé del asunto a las autoridades y a varias personas que conozco en la iglesia (se trata de una escuela católica). Me prometieron que iban a investigar el asunto.

Informé además al Departamento de Inspección Educativa, y mostraron su enojo, asegurándome que iban a contactar con la escuela. Mi hija cambió de asignatura, lejos del profesor y del muchacho).

Pixabay

¡Comparte esta importante historia con todos tus amigos de Facebook si tu también piensas que esta madre actuó correctamente defendiendo a su hija!

 

Leer más sobre