Familia esconde una cámara en un asilo: no dan crédito cuando ven lo que hacen las cuidadores con su padre

Siempre he tenido el más profundo respeto por las personas que cuidan a los ancianos. Día tras día, trabajan duro para cuidar a nuestras madres y padres, abuelas y abuelos, ¡y por eso merecen ser aplaudidos!

Pero también me enoja muchísimo las personas que le dan mala fama a la profesión. Estas personas no cumplen con su misión, y en cambio se aprovechan de aquellos que son débiles y enfermos, creyendo que pueden tratar a los demás como quieran.

Y ahora un nuevo caso de maltrato contra ancianos se ha descubierto – y ha enojado a todo el mundo

 

El padre de 89 años de Salim Youne sufrió un derrame cerebral, y se quedó paralítico de un lado del cuerpo teniendo que usar una silla de ruedas. Requería cuidado diario e ingresó a una residencia de ancianos en Livonia, Michigan.

Pero pronto Salim y sus hermanos comenzaron a sospechar que algo no estaba bien.

Su padre comenzó a quejarse de que el personal lo estaba tratando mal. Pero cuando Salim y su familia preguntaron al personal de Autumnwood en Livonia, la residencia donde vive su padre, ésta negó cualquier tipo de incorrección.

Y entonces Salim notó moretones y heridas en la cabeza de su padre y se quedó convencido de que su padre decía la verdad. Él y sus hermanos decidieron actuar de otra manera y colocaron una cámara oculta dentro de la residencia.

“Decidimos poner una cámara oculta en un reloj despertador junto a su cama. Después de un par de días … descubrí horrores indescriptibles, comentó Salim Youne a  Michigan Live.

salim younes, autumnwood center, vårdare, misskötsel
Image Source: YouTube

La familia no podía creer lo que veían sus ojos. Las enfermeras no solo le gritaban a su padre anciano, sino que también le golpeaban.

Según la familia, a su padre se le negó el agua y le quitaron el botón de llamada. Las enfermeras lo sacudieron violentamente por la cabeza y colocaron las piernas contra la pared mientras él estaba en su silla de ruedas.

La familia pudo conseguir un total de 119 clips donde se demostraba un comportamiento inaceptable, solo en dos días. Pero cuando mostraron las evidencias a la residencia de ancianos, se resistieron a aceptarlo.

“No quieren que la gente lo sepa. Se presentaron ante el tribunal y argumentaron que esto debeía mantenerse en secreto “, dijo el abogado de la familia, Jonathan Marko a Michigan Live.

La familia decidió presentar las impactantes imágenes  para advertir a los demás de lo que estaba pasando en la residencia de ancianos de su padre.

Mira este vídeo donde se muestra como las enfermeras trataron al paciente de 89 años. NOTA: Este video contiene imágenes gráficas.

Según Autumnwood de Livonia, el personal identificado en el video ha sido despedido. Pero Salim y sus hermanos han trasladado a su padre a otra residencia.

Esto es absolutamente inaceptable y me molesta muchísimo. Afortunadamente, esta familia puede advertir sobre el problema para que se controlen más las residencias de ancianos y nadie pueda salirse con la suya ante el abuso de personas mayores.

Compartamos esta historia y ayudemos a la familia de Salim a difundir su advertencia. ¡Nadie debería tener que soportar las mismas humillaciones que soportó este padre indefenso de 89 años!