Jennifer va a salón de belleza, cuando el personal se da cuenta de lo que tiene en la piel se tiene que ir

Una visita a un salón de belleza  es para muchos un momento de relax. Dejas que te cuiden y te pongan bella.

Pero para Jennifer, de Laguna Niguel en California, la visita resultó ser otra cosa.

Y terminó saliendo del salón con gran enojo y tristeza.

– Nunca me han humillado en público de esta forma en mi vida, comenta en su publicación de Facebook.

 

Jennifer Dreyer Brown quería hacerse la uñas. Y como muchas otras veces decidió acudir a un salón de belleza local. Como hacía un calor sofocante ese día, Jennifer decidió ponerse por primera vez en mucho tiempo un traje veraniego. Para muchos es normal vestirse con prendas livianas y refrescantes los días de mucho calor. Pero esto no es lo habitual en Jennifer.

Jennifer sufre la enfermedad crónica del lupus eritematoso sistémico (LES). La enfermedad que afecta principalmente a las mujeres puede, en principio, afectar a todos los órganos. Pero uno de los síntomas es la erupción en la piel.

Ese día decidió ponerse un traje veraniego y por lo tanto la erupción de la piel estaba muy visible. En su publicación de Facebook Jennifer cuenta como escuchó al personal del salón hablar de su piel. Y finalmente estos se negaron a hacerle la manicura.

Se enfrentó al personal, pero le respondieron que no tenía que ver con sus manos, sino más bien a toda la irritación que tenía en el resto del cuerpo.  El caso es que la enfermedad de Jennifer no es contagiosa. Pero el personal, sin embargo, se negó a hacer el tratamiento, y Jennifer salió del salón de belleza llorando.

– Me dieron muchas razones y mentiras para no querer hacerme las uñas. Nunca en mi vida me he sentido tan humillada en un sitio público y no pude contener las lágrimas.

Tras la publicación de Jennifer el año pasado, la empresa he recibido enormes críticas, escribe Fox.

El abogado del salón de belleza explicó que el personal solo trataba de seguir las reglas establecidas. Y que eventualmente no sabían que la enfermedad de Jennifer no era contagiosa.

¡Así no pueden suceder las cosas! Compartes para decir lo que opinas sobre esto.