Jens de 21 años murió de repente tras su adicción – padres desconsolados piden precaución

Jens Lunde Tusvik falleció el 28 de enero. Tan solo tenía 21 años.

Falleció de repente, inesperadamente y la familia está destrozada.

Ahora sus padres quieren advertir a todos los demás.

”Los cuatro volvíamos a casa de la escuela y del trabajo cuando papá te fue a buscar para cenar. Nunca olvidaremos ese día”, escriben los padres en su el texto del funeral.

Jens de 21 años luchaba contra una adicción, y fue esto lo que poco a poco lo mató.

Tras su muerte la familia ha publicado un desgarrador texto sobre su hijo en las redes sociales. Ellos quieren advertir a los demás y esperan que lo que le ocurrió a su amado hijo no le ocurra a nadie más.

Vår kjære Jens har mange gode venner, familie og bekjente som nå lurer på hva som har skjedd med han. Derfor velger vi å…

Gepostet von Gyril Lunde Tusvik am Mittwoch, 29. Januar 2020

En recuerdo de su hijo

Los padres han publicado unas palabras en recuerdo de su hijo en Facebook, y en la publicación los padres quieren advertir a todos los demás.

”Hoy tenemos un gran y profundo deseo. ¡Por favor, no elijas esa solución! La intoxicación ha creado tanto dolor a muchas personas, incluidos todos los que están alrededor. Probarlo un vez puede tener enormes y graves consecuencias”, escriben los padres.

Ellos también escriben que se trata de una enfermedad que puede ocurrir en todas las familias. Les gustaría ver una mayor transparencia con este tema: que nos atrevamos a hablar sobre ello, a unirnos contra todos los afectados y nunca rendirnos.

“Si este trágico suceso sirve para que al menos una persona se mantenga fuera del entorno y de la intoxicación entonces algo bueno saldrá de la muerte de nuestro ser querido”, continúan escribiendo los padres.

A continuación puedes leer toda la publicación completa de los padres en recuerdo de su hijo.

Desgarradora esquela

Los padres han compartido también en Facebook la desgarradora esquela.

“Nuestro querido, amado y jovial Jens”, escriben entre otras cosas.

“Te echamos enormemente de menos, Jens” se lee en la esquela del fallecido.

Fue enterrado el 7 de febrero.

Las palabras de la madre – tras la muerte

El día después del fallecimiento del hijo, la madre escribió lo siguiente:

”Nuestro amado Jens tiene muchos y buenos amigos, familia y conocidos que se preguntan que es lo ha ha ocurrido. Por este motivo, hemos decidido hacer público lo que hemos vivido.

Nuestro hermoso, adorable y buen Jens murió ayer en su cama, en casa, en Heistad.💔 Estamos destrozados por el dolor. Todo es irreal y extremadamente triste.

No sabemos la causa de la muerte. Esto se aclarará en el Hospital Nacional lo antes posible. Os agradecemos todas vuestras cariñosas palabras y el apoyo que nos habéis brindado durante este difícil momento. Leemos todos los mensajes incluso si no los respondemos. Luchamos contra todo esto y tenemos que ir poco a poco. Tenemos nuestra familia cercana a nuestro lado (…).

Abrazos calurosos de Stein Thomas, Gyril, Elias y Live ❤️❤️❤️”

Aqui está el texo completo de los padres

Texto de los padres de Jens Lunde Tusvik en su funeral (leídas en la Iglesia) ❤️

“¡Querido hijo nuestro! Esto es terriblemente difícil. El dolor que ahora sentimos es incontrolable e insoportable. ¡Te perdimos tan rápido! Desafortunadamente la vida no era lo que soñábamos.

Hace una semana y media vivimos una terrible pesadilla. Los cuatro acabábamos de llegar a casa de la escuela y del trabajo y te fuí a buscar para cenar. Este día nunca lo olvidaremos. El miedo que sentimos. El mundo se colapsó para nosotros y nuestros corazones se rompieron en añicos. ¿Cómo conseguiremos seguir adelante sin ti?

Cuando naciste en Bergen hace 21 años, tu madre y yo estábamos en la universidad. Pensamos que estaría bien llevarte a la escuela porque los bebés duermen mucho al principio. Pero tú no. Con tres años, estabas echado en tu silla de bebé con los ojos como platos para no perderte nada. Tenías tres meses cuando te bautizamos. Y comenzaste a llorar a todo pulmón cuando el órgano empezó a sonar. Hablabas perfectamente con 1 año, saltabas y corrías sin parar. Siempre nos acordaremos de tu enorme sonrisa y tus rizos rubios. Comenzaste con el snowboard con 4 años, y escalabas, saltabas, te caías. Con 6 años te tiraste del trampolín en el mar. Eras muy activo y te encantaba jugar. Recordamos tu enorme sonrisa cuando comenzaste la escuela. ¡Estabas radiante! Desgraciadamente esa alegría desapareció pronto, y el ambiente en la escuela en ese momento se volvió demasiado tenso para ti. Hablábamos a menudo de que te encantaría vivir en la selva tropical…

Queríamos que pudieras aprovechar todo tu enorme potencial y sacar tu enorme energía. Eras muy activo y practicabas muchos deportes, dominándolos bastante bien. Te resultaba difícil seguir reglas y tiempos establecidos. Tampoco te gustaba la competencia, te bastaba con el juego y la actividad. ¡Adorabas estar afuera! Cuando montábamos en barco en verano, tú eras siempre el primero que te escondías, nadabas, pescabas y hacías un sinfín de cosas. Recuerdo que nos enseñaste un nuevo juego y nos pasábamos horas disfrutando. Enseñaste a Elias y Live a montar en bicicleta, a esquiar, a tirarse de cabeza, saltar desde el trampolín y muchas más cosa. Te tenían como modelo en todas sus actividades. Cuidabas a tus hermanos y lo hacías sin siquiera saberlo.

Tenías algo especial, Jens. Eras enormemente competente en todos los campos. Si te interesaba algo lo aprendías rápidamente de manera increíble. También sabías orientarte en cualquier lugar. Recuerdo cuando fuiste con tu clase de gimnasia a Hardangervidden y te olvidaste el saco de dormir. Hacía una temperatura de 0 grados. La profesora dijo que era muy típico en ti, pero menos mal que fuiste tú porque conseguiste salir adelante. ¡Lo conseguías todo!

La familia significaba mucho para ti. Venías de vacaciones y a los viajes con nosotros y pasabas el verano con tu familia. Las tradiciones eran importantes para ti. Las navidades pasadas, cuando volviste a casa decoraste el árbol de navidad con Elias y Live. “Es tradición”, dijiste. Tras ese desayuno de champán con tus amigos el 17 de mayo, tuviste que ir a celebrarlo también en Heistad con la familia y tus abuelos aunque todos los demás se fueron a la ciudad. Y cada año desde que eras pequeño le traías un ramo de flores a mamá.

La vida contigo ha sido una montaña rusa, ha sido todo un desafío ser buenos padres y hermanos. Luchabas contra una preocupación interior que te hacía actuar por impulsos. Te sentías diferente y fuera de tu entorno y nos dijiste que incluso estando con gente, te sentías a veces solo. Y todos estos sentimientos te emborracharon. Querías liberarte de lo difícil, y encontraste algo que te dio la energía y la calma a la vez que necesitabas. Estabas convencido y seguro de que probar era inofensivo. Decías que lo tenías bajo control, que nosotros éramos unos antiguos y no teníamos ni idea.

Luchamos por ti y nunca nos dimos por vencidos. Hablamos contigo, tratamos de cuidarte día y noche, te llamamos, te buscamos con el auto, gritamos, gritamos y lloramos, pero no funcionó. El problema fue en aumento y estábamos aterrados. Habías perdido el control. Según entendimos, ibas a probar algo nuevo este día. No podías soportar esto. Y la esperanza que habíamos mantenido todo este tiempo, de que te ibas a poner bien, colapsó. En mitad de este dolor es bueno saber que tú no deseabas esto para ti. Eras feliz en la vida. Y sabemos también que no sufriste.

Es difícil sentir que estás fuera de las expectativas de cómo se debe vivir la vida. Creemos que la forma en la que estamos a menudo presionados puede parecer demasiado estrecha. Sentirse diferente y buscar salir es el camino más corto ante soluciones dolorosas, y de ahí la intoxicación.

Hoy tenemos un gran y profundo deseo. ¡Por favor, no elijas esa solución!La intoxicación ha creado tanto dolor a muchas personas, incluidos todos los que están alrededor. Probarlo un vez puede tener enormes y graves consecuencias. Nadie sabe si uno puede volverse adicto y si lo es, las fuerzas son tan poderosas que te controlan. Si este trágico suceso al menos sirve para que al menos una persona se mantenga fuera del entorno y de la intoxicación entonces algo bueno saldrá de la muerte de nuestro ser querido.

Esto es una enfermedad que puede pasarle a cualquier familia. Debemos atrevernos a hablar de ello y debemos estar unidos contra todo este mal y nunca rendirnos.

Dijiste que ibas a buscar ayuda porque no podías continuar así. Ibas a tener tu primera cita con un terapeuta contra la intoxicación el viernes pasado. Nos dijiste varias veces los últimos días que te habías dado cuenta de que querías se carpintero y buscaste la posibilidad de convertirte en aprendiz. El domingo, papá y tu planeasteis ir a Hardangervidden en verano. Los planes para el futuro ahora eran muchos y positivos.

Tenías a muchas personas alrededor que te apoyaban y te animaban. El abuelo llamaba y te escribía muchas veces al día. Muchas y cercanas llamadas con tus abuelos y abuelas. Tu tía Hege que viajó para estar contigo desde Dinamarca. Tios, primos, parientes. Lise de la escuela deportiva que siempre te ayudó y te apoyó, ofreciéndote nuevas oportunidades si no sacabas tus tareas o tus controles y que se ofreció como entrenadora en la vuelta Gulset. Kjetil i Eidanger IL que iba contigo como líder de equipo en las excursiones y en las vueltas ciclistas de Kristiansand, Trysil och Mallorca. Tenías muchos y buenos amigos. Marthe que te cuidó durante los periodos difíciles en casa. Y además estaba Thea, la mejor novia del mundo, que te apoyaba y comprendía. Los dos habías planeado un futuro juntos. Estamos tan contentos por haberla tenido en nuestras vidas. Muchos estaban cerca apoyándote y apoyándonos. Pero aún así noa hemos sentido solos e indefensos en un sistema que no funciona.

Has dejado mucha huella, Jens. Dondequiera que hayas estado, hemos recibido comentarios sobre la impresión que dejaste. Animabas y iniciabas actividades con los niños con los que trabajaste. Impresionaste a los adultos por tu forma de comunicarte y por estar presente en todo momento, además de que siempre fuiste amable y cortés. No importa quién fuera, respetaste a todos.

Durante estos días hemos tenido la suerte de recibir muchas visitas de algunos de tus amigos. Ha sido muy bueno hablar, escuchar y llorar con ellos. ¡Amigos increíbles! Han compartido y contado mucho sobre ti, y ha sido muy bueno. Dijeron que eras el mejor amigo del mundo y que nadie podía reemplazarte. Cuando estabas con ellos, a menudo escribías un mensaje diciendo: “Me ha encantado estar contigo. Te aprecio”. Dijeron que veías todo como si tuvieras un tercer ojo. Siempre estabas dispuesto a ayudar a quienes lo necesitaban y eras una persona con la que se podía hablar. Eras divertido y contagiabas vida a tu alrededor.

En nuestro dolor más profundo e infinito, hemos sido consolados por buenas personas a nuestro alrededor. Estamos enormemente agradecidos a todos por el cariño, la organización y ayuda. Cada vez que lloramos, siempre hay algunos brazos que vienen y nos sostienen. ¡Os necesitamos en el futuro también!

Ahora los cuatro debemos aprender a vivir en familia sin Jens. Somos muy afortunados por tener a Elias y Live, son fantásticos y de gran apoyo.

Debemos recordar que la historia de Jens no trata solo de su enfermedad. La mayor parte de la historia trata de un niño que vivió de manera intensa y que impresionó mucho y de manera positiva a mucha gente a su alrededor. Él era un regalo, una persona que no iba por las largas autopistas como todo el mundo, sino que siempre elegía caminos salvajes. Él ofreció mucho amor a gran cantidad de personas. Jens tuvo una vida más corta de lo que imaginamos, pero también tuvimos que vivir toda su vida con él. Sabemos que fue bueno para él.

El amor que compartimos siempre permanecerá. “¡Los que están contigo ahora son felices, Jens!”.

Enviamos nuestros abrazos llenos de fuerza a estos valientes padre que han compartido esta desgarradora historia.

Esperemos que esto pueda ayudar – y salvar a otros.

Comparte este artículo y deja un corazón en los comentarios para la familia.