Estudiante compra comida a un mendigo: 1 hr después él le da una nota que la hace llorar

Es duro, si no imposible, creer que alguien vive en la calle porque quiere. Aun así muchos todavía miramos con asco a las personas sin hogar.

No es el caso de Casey Fischer, no, su forma de actuar es diferente.

Un día, ella pasó frente a un hombre sin techo que trataba de conseguir algo de dinero en la calle.

Un poco después, el hombre entró en el mismo Dunkin’ Donuts donde estaba sentada. Se notaba que tan sólo había podido conseguir poco más de un dólar.

Dunkin' Donuts is giving customers free coffee on Nevada Day!(Pic: Dunkin' Donuts)Read more >http://bit.ly/2yNPJ37

Posted by FOX5 Las Vegas on Tuesday, 24 October 2017

Casey se ofreció para comprar al hombre un café y un bagel. Aunque el hombre dudó si aceptar o no, terminó haciéndolo.

Entonces Casey preguntó al hombre si quería sentarse en su mesa.

El hombre, que se llamaba Chris, pareció impactado. Sin embargo, terminó uniéndose a su mesa.

Explicó a Casey cómo la gente solía mirarle mal simplemente por ser un sin techo.

También pensaban que estaba en esa situación por las drogas y se odió a si mismo por ello.

In my happy place

Posted by Casey Fischer on Wednesday, 8 March 2017

Chris todavía tenía esperanzas de convertirse en alguien de quien su madre habría estado orgullosa. Ella había muerto de cáncer tiempo atrás, pero todavía la ambición de hacerlo bien en su nombre.

Casey y Chris hablaron durante unahora antes de que Casey se diera cuenta de que tenía que regresar a la escuela. El tiempo había volado y su clase iba a empezar.

Cuando Casey se levantó, Chris le pidió que esperara unos segundos mientras él escribía algo en un arrugado y viejo trozo de papel. Le colocó lanota en su mano y se disculpó por su horrible escritura. Después los dos se separaron.

Cuando Casey desdobló el papel, ella se dio cuenta de que había hecho algo más importante que alimenar a un hombre sin techo.

La nota:

Escrita en la nota de Chris había simplemente: “Quería matarme hoy, por ti ahora no es así. Gracias, hermosa persona”.

Algunas veces, un gesto amable, una elección de palabras, o incluso algo tan básico como una sonrisa puede hacer más  diferencia de lo que imaginas.

Recuerda esto la próxima vez que conozcas a alguien que se vea mal o que no se sienta tan bien como tú. No tienes idea de lo que pasa con su vida. Pero una cosa es segura, todos en esta vida merecen amor y compasión.

No todos pueden decir orgullosamente que han salvado la vida de otro ser humano, pero Casey realmente puede.

Casey compartió lo sucedido en Facebook. Lee lo que escribió aquí:

today I went to Dunkin and saw a clearly homeless guy singing on the side of the road and picking up change. Eventually…

Posted by Casey Fischer on Wednesday, 20 May 2015

Compare este artículo con tus amigos en Facebook si también crees que deberíamos cuidar los unos de los otros. ¡Difúndelo!