Juego inocente de la hija se convirtió en trampa mortal: Ahora la mamá pide ayuda para advertir a todos los padres

Todos mis hijos se vuelven locos por bañarse en el agua.

Ya sea en el mar, en el lago o en la piscina – pueden pasar horas en el agua.

Y esto obviamente me pone nerviosa. Jugar o bañarse en el agua implica muchos riesgos. Por eso soy muy estricta con la seguridad. Nunca dejaría a mis hijos pequeños solos sin vigilancia en el agua.

Pero uno no puede controlarlo todo.

Y esto es lo que le ocurrió a Lacey, cuando desgraciadamente se dio cuenta de que su hija de cuatro años había enfermado de repente tras un día en la piscina.

Facebook/LaceyGrace

Era como un día cualquiera. Lacey Grace estaba disfrutando de la piscina en casa junto con su hija, Elianna, de cuatro años. 

Elianna y una amiga jugaban en la piscina con un “churro”, un juguete de piscina con un agujero en el medio.

poolnoodle
Public Domain Pictures

Las niñas jugaban y se echaban agua en la boca con ayuda del juguete flotante.

Pero en un momento dado Elianna recibió demasiada agua que le entró por la garganta. Tosió para expulsar el agua y continuó jugando con su amiga.

Facebook/LaceyGrace

Según la madre el resto del día transcurrió con normalidad. Lacey pensó que era un juego infantil – que no produce ninguna lesión o peligro.

Lo que nunca se hubiera imaginado era que esta historia iba a tener un giro muy desagradable.

En Facebook, la madre escribe con detalle lo que sucedería en los días posteriores cuando su hija de repente se encontró luchando entre la vida y la muerte.

”Elianna jugaba el sábado en la piscina con su “churro”, y como muchos niños hacen, ella soplaba por un hueco y salía el agua por el otro extremo. Y entonces ocurrió un accidente. Al mismo tiempo que Elianna soplaba por un agujero su amiga soplaba por el otro lo que hizo que una gran cantidad de agua entró directamente en la garganta de mi hija. Tosió y devolvió inmediatamente agua, y luego todo se calmó. 

30 minutos después del accidente estaba perfectamente – Ella era la de siempre y comió bien. Al día siguiente se encontraba también bien.   

Pero el lunes comenzó con fiebre. Que los niños tengan fiebre es normal. No le dí mucha importancia. El martes durmió todo el día pero ya se estaba recuperando. Y la envié a la escuela el miércoles. Pero el personal de colegio me llamó por la tarde y me informaron de que volvía a tener fiebre. 

”Tenía la escena de la piscina en mi cabeza. Recuerdo haber leído una historia el año pasado de un padre de Texas que había perdido a su hijo porque había tragado mucha agua de la piscina. Y pensaba que no iba a dejar que esto le ocurriera a mi Elianna…” 

eliannapool
Facebook/LaceyGrace

”Del colegio nos fuimos directamente a urgencias y esperaba que los doctores me dijeran que sus pulmones estaban bien. ¡Qué no había de que preocuparse! Estuvimos esperando 10 minutos y el médico nos dijo que debían realizar una radiografía inmediatamente. Su frecuencia cardíaca era excesivamente alta, sus niveles de oxígeno muy bajos y su piel se había vuelto púrpura.

El hospital hizo una radiografía del tórax y esta mostró una inflamación y una infección causada por los químicos de la piscina.

Dos horas más tarde fue llevada en ambulancia a un hospital más grande donde la podían tener en vigilancia las 24 horas del días, con médicos especialistas que la controlaban.

El tratamiento empezó ya en la misma ambulancia. 

Para no hacer la historia demasiado larga: Elianna tiene neumonía química y necesita respirador para respirar. Han intentado quitar los tubos y darle la oportunidad de respirar por sí sola, pero sus valores caen rápidamente. Ha recibido su segunda dosis de antibióticos pero aún no hemos visto ninguna mejora. Su fiebre continúa pero su frecuencia cardíaca es más estable, es la única buena noticia hasta ahora. Al menos dos doctores nos han dicho, “Gracias a Dios, que vinisteis con ella tan pronto”.

Wikipedia

”Nunca me hubiera imaginado que esto pudiera ocurrir.

Si tu hijo traga agua y tras eso actúa de manera extraña, te pido que de manera inmediata busques ayuda. Me pregunto qué hubiera pasado si hubiera ido al médico con mi hija el lunes, ¿lo hubiera hecho mejor? Y me pregunto qué hubiera pasado si hubiera esperado aún más. Es tan aterrador.

Por el momento solo pedimos que el antibiótico haga su efecto y que sus pulmones puedan encontrar la manera de deshacerse de los químicos de la piscina. La niña estará en el hospital hasta que esté sin fiebre durante 24 horas, sus radiografías no muestran nada raro. Ella debe poder dormir una noche entera por si sola, sin que los niveles de oxígeno caigan tan drásticamente.

Pero si necesita más de 3 litros de oxígeno deberemos enviarla al hospital infantil Hopkins. No sabemos el tiempo que tardará en recuperarse, pero estoy agradecida a mi estrella por haber leído el artículo del pequeño a quien le ocurrió lo mismo. 

Voy a buscar el artículo y escribiré una carta a su padre. Lo prometo. Nunca hubiera llevado a mi hija a urgencias si no hubiera leído la advertencia del padre”

Por suerte Lacey leyó la historia de Frankie Delgado, el pequeño de cuatro años que murió tras haber tragado agua de la piscina.

No pudo salvarse, pero Elianna posiblemente se recupere.

Facebook/BabyFrankieDelgado

Ahogamiento indirecto o secundario: Lo que todo padre debería saber

Incluso si su hijo se siente bien después de tragar mucha agua, el peligro no tiene porque haber desaparecido. Pasado un tiempo, puede seguir existiendo agua en los pulmones, es lo que se llama edema pulmonar. Ello recibe el nombre de ahogamiento secundario.

Estos son los síntomas que debes tener en cuenta:

  • El niño puede ser aturdido y preocupado.
  • El niño puede estar anormalmente cansado.

Por suerte Elianna está mejorando según ABC News.

Queda un largo camino por recorrer antes de que esté completamente recuperada, pero con todo el amor que recibe, las palabras de apoyo y los regalos para esta luchadora, seguro que se repone. ¡Te deseamos una pronta recuperación, Elianna!

Facebook/LaceyGrace

Como seguro sabréis esta historias podía haber terminado de forma diferente si la madre Lacey no hubiera leído ese artículo.

Ella espera ahora que la terrible experiencia de Elianna sea una clara advertencia para otros padres, especialmente ahora que se acerca el verano en muchos paises. 

Sabiendo que esto puede ocurrir, estoy convencida de que se puede evitar que otros niños mueran por haber respirado agua de la piscina, es decir por ahogamiento indirecto.